jueves, 4 de abril de 2024

Buenos Aires (AT) – La familia Guggenheim es reconocida principalmente por su excepcional colección de arte, pero su historia, así como la de sus famosos museos, tuvo su inicio en Lengnau, un pequeño pueblo suizo ubicado en el cantón de Argovia, que actualmente cuenta con menos de cinco mil habitantes.

A principios del siglo XIX, Simon Guggenheim, tras renunciar a su empleo para cuidar de su esposa enferma, cayó en la pobreza. Tras el fallecimiento de su esposa, su hijo Meyer, quien tenía seis años en ese momento, junto con sus cinco hermanos, fue colocado en una familia de acogida. Simon, el padre, fue nombrado tutor legal.

Mientras tanto, Meyer intentaba ganar algo de dinero vendiendo artículos de puerta en puerta después de salir de la escuela. Roy Oppenheim, un periodista que ha investigado la historia judía de Lengnau, explica que el siglo XIX fue un período difícil, marcado por la escasez de alimentos. El cantón de Argovia debía proporcionar sopa en varias ocasiones durante la semana para evitar que la gente muriera de hambre.

Guggenheim, Lengnau, Argovia, Suiza, Estados Unidos, Arte, Museos
Lengnau en la actualidad, el pueblo suizo ubicado en el cantón de Argovia.

Luego del fallecimiento de su esposa, Simon Guggenheim deseaba contraer matrimonio nuevamente. Su prometida, la viuda Rachel Weil, ya tenía cinco hijos de su primer matrimonio. Las autoridades cristianas locales consideraron que Simon Guggenheim no sería capaz de mantener adecuadamente a la familia.

“Le prohibieron casarse, argumentando que era demasiado pobre. Aunque hubo múltiples razones para esta restricción, algunas de ellas eran simplemente pretextos”, explica Roy Oppenheim, un periodista que ha investigado la historia judía de Lengnau. Ante esta situación, Rachel Weil, Simon Guggenheim y su hijo Meyer Guggenheim, quien entonces tenía 19 años, tomaron la decisión de emigrar a los Estados Unidos, donde no existían restricciones matrimoniales. Tenían la esperanza de encontrar empleo y construir una vida mejor.

Emigrar en aquella época era una aventura. Los barcos de vela eran el principal medio de transporte, lo que significaba que la travesía podía extenderse por más de un mes, sometiendo a los viajeros a condiciones inciertas y desafiantes.

El Estado suizo financió esta aventura, y las comunidades suizas brindaban su apoyo. Las personas en situación de pobreza solían solicitar ayuda para emigrar, buscando una oportunidad en tierras lejanas.

Los municipios suizos tenían la esperanza de aliviar la carga de los más pobres mediante estas ayudas puntuales. Como resultado, decenas de miles de personas abandonaron Suiza en busca de un futuro mejor.

Meyer Guggenheim, según Oppenheim, también contó con el apoyo de la comunidad local, aunque lamentablemente no fue suficiente. Debido a esta limitación, la partida de su familia se retrasó. En la mañana en que la familia Guggenheim debía emprender su viaje, dos de las hijas se encontraban mal, enfermas. Finalmente, y de manera desgarradora, las dejaron atrás.

Guggenheim, Lengnau, Argovia, Suiza, Estados Unidos, Arte, Museos
Guggenheim junto a Hilla Rebay y el arquitecto Frank Lloyd Wright (a la izquierda), observando la maqueta del museo de Nueva York. (Foto: Wikimedia Commons)

Los Guggenheim parten hacia Estados Unidos

La familia Guggenheim partió sin ellas. A principios de 1849, los Guggenheim y los Weil embarcaron en Le Havre (Francia) y se dirigieron a los Estados Unidos. Allí, Simon Guggenheim finalmente pudo casarse con Rachel Weil. Además, su hijo Meyer, durante la travesía en barco, se había enamorado de Barbara, una de las hijas de Rachel Weil.

Meyer Guggenheim contrajo matrimonio con la hija de la segunda esposa de su padre, sentando así las bases de su sueño americano. Sin embargo, el dinero seguía siendo escaso. Meyer continuó haciendo lo que mejor sabía desde su época escolar: trabajar como vendedor puerta a puerta. Los Guggenheim comenzaron como vendedores ambulantes en Estados Unidos, como relata Oppenheim.

Para ganar dinero, Meyer y Barbara pronto abrieron una pequeña tienda en la que vendían todo lo que podían. Su primer éxito de ventas fue una bebida barata similar al café. Luego, introdujeron un abrillantador de cocinas que, según decían, no manchaba las manos de las amas de casa. La familia también crecía: Barbara tuvo diez hijos, entre ellos Solomon, nacido en 1861.

Guggenheim, Lengnau, Argovia, Suiza, Estados Unidos, Arte, Museos
Museo Guggenheim de Nueva York, Estados Unidos.

En 1870, Meyer Guggenheim se había convertido en mayorista de especias; en 1873, comenzó a producir lejía, un producto alcalino obtenido por lixiviación de cenizas de madera con agua, comúnmente utilizado para lavar y en la fabricación de jabón. Más tarde, la familia compró a bajo precio una línea de ferrocarril en quiebra, que luego se convirtió en una pieza clave de la red ferroviaria estadounidense. Los Guggenheim pudieron venderla posteriormente y obtener grandes beneficios.

También invirtieron en una fábrica de bordados en San Galo e importaron a Estados Unidos productos de su patria. Los hijos de Meyer y Barbara cada vez se involucraron más en el negocio familiar.

En Estados Unidos, causaba extrañeza el idioma de los Guggenheim. No hablaban muy bien en inglés y tenían acento. La gente de Estados Unidos pensaba que era yidis, aunque en realidad era suizo-alemán, según relata Roy Oppenheim

A finales del siglo XIX, uno de los hijos de Meyer Guggenheim adquirió acciones en una mina de plomo y plata en México. Su inversión inicial de US$ 5.000 se multiplicó rápidamente hasta alcanzar los US$ 15 millones (equivalentes a US$ 500 millones actuales).

Junto con las familias Rockefeller y Vanderbilt, los Guggenheim eran una de las tres familias más ricas de Estados Unidos a finales del siglo XIX. Es conmovedor observar cómo se abrieron camino desde sus humildes orígenes, procedentes de un pequeño pueblo agrícola suizo.

Guggenheim, Lengnau, Argovia, Suiza, Estados Unidos, Arte, Museos
Peggy Guggenheim en Venecia.

La relación de la familia Guggenheim y el arte

Con el gran capital acumulado, surgió su interés por la cultura. Solomon Guggenheim, el primer miembro de la familia en incursionar en el comercio de arte, comenzó a coleccionar obras de Wassily Kandinsky, pionero del arte abstracto. Con la ayuda de su sobrina Peggy, añadieron otros grandes nombres y ampliaron su colección con obras de artistas como Pablo Picasso, Paul Cézanne, Salvador Dalí, Piet Mondrian, Pierre-Auguste Renoir, Vincent Van Gogh y Jackson Pollock, entre otros. Este logro fue verdaderamente excepcional, considerando el breve tiempo que les llevó reunir tan destacada colección.

En el transcurso de una generación, la familia que había emigrado de Lengnau logró abrirse camino hasta la cima en Estados Unidos. Sin embargo, nunca olvidaron sus raíces. En 1903, los Guggenheim fundaron una residencia para ancianos en Lengnau, la cual sigue funcionando como un lugar de acogida para personas mayores de diversas confesiones.

La comunidad judía continúa gestionando esta residencia, y es el único lugar en Lengnau donde aún se puede disfrutar de comida kosher, según relata Oppenheim. Una de las razones por las que él, al guiar a grupos de visitantes por el pueblo, se hospeda en este asilo. Sin embargo, cada vez hay menos personas judías en las dos localidades suizas donde, hasta 1866, los miembros de esta comunidad podían vivir.

Guggenheim, Lengnau, Argovia, Suiza, Estados Unidos, Arte, Museos
Entre los municipios de Lengnau y Endingen se encuentra el cementerio judío más grande y antiguo de Suiza.

Los Guggenheim nunca olvidaron sus raíces suizas

Los Guggenheim conservan una tenue conexión con Lengnau. No todos expresan su orgullo por provenir de una pequeña comunidad agrícola, según afirma Oppenheim. La rama de la familia que está detrás de los museos Guggenheim ahora ocupa posiciones destacadas en la sociedad estadounidense.

Cuando algún descendiente de la familia Guggenheim visita el valle de Surbtal, en el cantón de Argovia, suele ponerse en contacto con Roy Oppenheim. Esto ocurrió también con un pariente de Meyer Guggenheim, quien dirigía la empresa de servicios financieros globales Guggenheim Partners. Oppenheim lo llevó al antiguo cementerio judío, ubicado entre Lengnau y Endingen.

La emoción de aquella persona fue profunda. “En el cementerio, lo conduje hasta las dos lápidas de sus tatarabuelos, enterrados en Lengnau. Mientras estábamos junto a la tumba, vi una lágrima en sus ojos. Había llegado a otro mundo, a un pueblo agrícola del cantón de Argovia que engendró gente como él”, relata Oppenheim.

Te puede interesar

Las consecuencias del reconocimiento de Palestina

El reciente movimiento de Irlanda, Noruega y España para reconocer a Palestina como estado ...
28 de mayo de 2024

El camino de Suiza hacia la movilidad sostenible

Zermatt se destaca como un faro de movilidad eléctrica. Sus calles cerradas al tráfico de ...
28 de mayo de 2024

Estrellas de la música y el cine se ponen en campaña contra la inteligencia artificial

Más de 200 iconos de la música, incluyendo estrellas como Billie Eilish, Stevie Wonder y Nicki ...
28 de mayo de 2024

Macron: “Europa está en una encrucijada y en un momento inédito de su historia”

Ante una multitud de personas en Dresde, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó a la ...
28 de mayo de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)