martes, 9 de enero de 2024

Buenos Aires (AT) – En Berlín se desató una protesta en la que docenas de tractores y camiones, estacionados en el centro de la ciudad, hicieron sonar sus bocinas como señal de disgusto. Y es apenas el inicio de una semana de acción planificada. Además, este movimiento se suma a una serie de acciones industriales en diversos sectores en Alemania, desde la metalurgia hasta la educación, en medio de complicadas negociaciones salariales y una economía debilitada por el escaso crecimiento y la alta inflación.

Este miércoles, los trabajadores ferroviarios se sumarán a la protesta, iniciando una huelga de tres días en busca de un aumento salarial que compense los meses de inflación alta. Joachim Rukwied, presidente de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV), dijo a dpa que es importante destacar la importancia de un sector agrícola competitivo para garantizar el suministro de alimentos de alta calidad y cultivados localmente.

La indignación de los agricultores se centra en los planes del gobierno de retirar ciertos beneficios fiscales para la agricultura durante este año. Jenny Zerbin, una agricultora de 34 años, enfatizó la dificultad que enfrentan al afirmar: “Simplemente no tenemos suficiente dinero por lo que producimos, mientras trabajamos los 365 días del año”.

tractores, protesta, Alemania, huelga, inflación, precios
Los agricultores protestan con cortes de rutas y caminos. (Foto: dpa)

La presencia de la política en las protestas

Sin embargo, la validez de estas protestas se ve amenazada por la presencia de símbolos y consignas de extrema derecha en algunas manifestaciones, que generan temores por una explotación política de este movimiento. Robert Habeck, Vicecanciller y Ministro de Economía, advirtió a la prensa sobre el riesgo de que la extrema derecha coopte las protestas y destacó la exhibición de “fantasías de golpe” y símbolos nacionalistas.

A pesar de los llamados de atención y preocupaciones sobre la infiltración de la extrema derecha, la Alternative for Germany (AfD) respaldó las protestas agrícolas, y signos de apoyo al partido se exhibieron en la manifestación en Berlín. El partido afirmó que el gobierno está llevando al país a la ruina, y apuntó al aumento del costo de vida y los impuestos más altos.

Las protestas, que bloquearon los centros de ciudades como Berlín, Hamburgo, Colonia y Bremen, causaron trastornos en la vida cotidiana y el tránsito. Además, se movilizaron a las autopistas, lo que provocó congestiones en puntos del cruce fronterizo con Francia, Polonia y la República Checa.

Otras protestas

El conflicto agrario se suma a una semana de acciones de protesta en Alemania, ya que la Unión de Conductores de Trenes Alemanes anunció una huelga de tres días a partir del miércoles. Este movimiento sindical, que representa a alrededor de 10.000 empleados, busca mejoras salariales y también plantea la demanda de una reducción de la semana laboral a 35 horas repartidas en cuatro días para los conductores.

El enfrentamiento entre los trabajadores y la Deutsche Bahn, la compañía de trenes públicos, llevó a la paralización del transporte de mercancías, lo que tiene consecuencias económicas adicionales para una Alemania que ya enfrenta desafíos económicos. La GDL exige no solo aumentos salariales para compensar la inflación, sino también negociaciones sobre la reducción de horas laborales.

La respuesta del gobierno alemán ha sido, hasta ahora, ambivalente, con un intento de apaciguar a los agricultores retractándose de los recortes planeados, pero también con críticas a los bloqueos planificados. Nancy Faeser, Ministra del Interior, cuestionó los bloqueos, afirmando que causan “enojo y falta de comprensión” entre aquellos que deben desplazarse rápidamente para trabajar, estudiar o recibir atención médica.

Mientras las protestas continúan, la incertidumbre política y económica en Alemania se intensifica. La amplia gama de sectores involucrados, desde la agricultura hasta el transporte ferroviario, destaca la complejidad de los desafíos que enfrenta la nación más grande de Europa, y la posibilidad de que estas tensiones desencadenen mayores divisiones políticas y sociales.

Te puede interesar

Embajador Hans-Ruedi Bortis (Parte 1): “Los casos de éxito no se pueden exportar”

El embajador de la Confederación Suiza, Hans-Ruedi Bortis, analiza la realidad argentina y europea ...
26 de febrero de 2024
Flavio CannillaPor

Preservando el patrimonio cultural alemán: un encuentro de la FAAG

La FAAG organizó un encuentro en Buenos Aires, donde se destacaron las iniciativas para preservar ...
20 de febrero de 2024

Summer MeetUps 2024: Fortaleciendo los lazos culturales entre Latinoamérica y Alemania

#JungesNetzwerk y la Stiftung Verbundenheit se preparan para dar inicio a los esperados Summer ...
20 de febrero de 2024

Conectando la diáspora alemana del Volga en la Argentina

Un proyecto para mantener viva la herencia cultural. El proyecto Warum Nicht se llevó a cabo entre ...
5 de febrero de 2024
En esta nota se comentó
  1. Regula Rohland

    Me parece que convendría omitir expresiones sobre Alemania como “nación más grande de Europa”, podría despertar recuerdos.

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)