miércoles, 1 de noviembre de 2023

Buenos Aires (AT) – Al consumir algas, las vacas disminuyen la liberación de metano a través de sus flatulencias y eructos. Lo cual es un grave problema. Sam Elsom, emprendedor australiano, lidera una empresa dedicada al cultivo de algas marinas. Él asegura que si tan solo el 15 por ciento de la población global de ganado se alimentara con algas, las emisiones a nivel mundial podrían reducirse en tres gigatoneladas.

En una entrevista con RND, Sam Elsom dice que busca utilizar algas como herramienta en la lucha contra el cambio climático. El alga que Elsom cultiva desde 2019 es una especie conocida como Asparagopsis, que se ha destacado por su capacidad para reducir las emisiones de metano en animales de granja.

Elsom fundó la primera granja de Asparagopsis en Australia a través de su empresa Sea Forest, y hoy produce suplementos alimenticios a partir de extractos de algas. Las investigaciones indican que solo se necesita agregar una pequeña cantidad de Asparagopsis a la alimentación de los rumiantes para reducir las emisiones de metano. En el caso de una vaca que consume diariamente 14 kilos de materia seca, bastan 50 gramos de algas.

Las algas resultan, en general, fáciles de cultivar y son los organismos de crecimiento más rápido del mundo, de 30 a 60 veces más veloces que las plantas terrestres. Al mismo tiempo, capturan hasta cinco veces más dióxido de carbono.

Los efectos del metano

El premio “Earthshot“, iniciado por el Príncipe William e integrado por expertos en medio ambiente, calculan que si el extracto de algas se incorporara a la dieta del 15 por ciento del ganado en el mundo, las emisiones globales podrían reducirse en tres gigatoneladas. Este potencial se vuelve aún más relevante cuando se considera que en todo el mundo existen más de mil millones de cabezas de ganado y más de 1.2 mil millones de ovejas, responsables del 30 por ciento de las emisiones de metano a nivel global. En Alemania, por ejemplo, en 2023 se mantenían casi once millones de cabezas de ganado.

algas marinas, ganado, contaminación, calentamiento global, Sam Elsom
Sam Elsom lidera una iniciativa que podría revolucionar la industria ganadera y su impacto ambiental. (CRÉDITOS: squarespace)

El metano tiene un efecto de calentamiento significativamente mayor que el dióxido de carbono. En la atmósfera, el metano es 28 veces más potente que el CO₂ en un período de 100 años y 84 veces más potente en un período de 20 años, debido a su rápida absorción de calor. Cada vaca emite al año en promedio 100 kilos de este gas, lo que equivale al 14 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el ser humano.

Beneficios de la Asparagopsis

A pesar de que la Asparagopsis es originaria de las aguas cercanas a Australia y Nueva Zelanda, es también versátil como para ser cultivada en otros lugares del mundo, ya sea en tierra o en el mar. Según un estudio publicado en la revista “Nature Sustainability“, las algas en general podrían desempeñar un papel esencial en la lucha contra el cambio climático.

Según los investigadores, si las algas representaran el diez por ciento de la dieta humana, se reduciría la superficie agrícola requerida para la producción de alimentos en 110 millones de hectáreas, equivalente al doble del tamaño de Francia. Sin embargo, para lograrlo se requeriría una superficie marina del tamaño de Australia. Otra ventaja de las algas es que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis.

La situación argentina

Las cuestiones climáticas o ambientales parecen no ser un tema de agenda en países como Argentina, acuciado por sucesivas crisis económicas. Sin embargo, es el país con mayor consumo per cápita de carne vacuna del mundo. Por lo tanto la emisión de gases contaminantes por parte de las vacas argentinas debería resultar una cuestión preocupante.

En el 2022, el sector ganadero cerró el año con un aumento del 19% en las exportaciones y un incremento del 3% en la producción. Además, presenció un aumento del 0,6% en el empleo ganadero, consolidando su posición como un generador significativo de empleo en el país y contribuyendo cerca de 1 de cada 20 empleos argentinos. Estas cifras hablan de la importancia del sector en una situación de debilidad económica.

Argentina también es el segundo mayor consumidor de carne por habitante cuando se incluyen las carnes aviar y porcina, y se consideran países con más de un millón de habitantes. Este alto consumo de carnes nacionales está estrechamente relacionado con la histórica importancia de la ganadería.

Por otro lado, el aporte de las cadenas agroindustriales al Producto Bruto Interno (PBI) nacional ha experimentado un incremento de 2,28% con respecto al año 2019. Desde el año 2004 hasta la fecha actual, las cadenas agroindustriales tuvieron una participación promedio sobre el PBI nacional del 22,7%, con máximos que alcanzaron el 26,8% en el año 2004 y mínimos del 20,6% en 2015.

En este contexto, la implementación de soluciones innovadoras como el uso de algas marinas en la dieta del ganado adquiere una relevancia aún mayor, ya que podría contribuir no solo a la sostenibilidad ambiental de la ganadería, sino también al mantenimiento y fortalecimiento de un sector fundamental en la economía argentina.

Te puede interesar

Las consecuencias del reconocimiento de Palestina

El reciente movimiento de Irlanda, Noruega y España para reconocer a Palestina como estado ...
28 de mayo de 2024

El camino de Suiza hacia la movilidad sostenible

Zermatt se destaca como un faro de movilidad eléctrica. Sus calles cerradas al tráfico de ...
28 de mayo de 2024

Estrellas de la música y el cine se ponen en campaña contra la inteligencia artificial

Más de 200 iconos de la música, incluyendo estrellas como Billie Eilish, Stevie Wonder y Nicki ...
28 de mayo de 2024

Macron: “Europa está en una encrucijada y en un momento inédito de su historia”

Ante una multitud de personas en Dresde, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó a la ...
28 de mayo de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)