martes, 19 de marzo de 2024

Buenos Aires (AT) – En 1923, Edwin Mieg, un joven vendedor de exportación de Schwenningen, en la Selva Negra, debía hacerse cargo de la sucursal de ventas india de Junghans Watches. Estaba a punto de vivir una aventura profesional. Pero las cosas no fueron así. Junghans adjudicó el puesto a otro candidato. Ocasión suficiente para que Edwin Mieg cambiara de industria y pasara de los relojes a los juguetes. En el horizonte se vislumbraba una aventura profesional, pero diferente de lo que se había pensado.

Edwin Mieg desarrolló y llevó al mercado una idea -brillante desde la perspectiva actual- que le permitió independizarse con Tipp-Kick ya en 1924. Dotado de un cierto grado de valentía, Edwin Mieg se arriesgó a hacer realidad su idea de juego y siguió adelante con su producción con gran energía.

Ya con el prototipo, el juego se jugaba como hoy. Una figura de hojalata, cuyo pie podía moverse mediante un botón situado en su cabeza, debía chutar a una portería una pelota de dos tonos hecha de corcho. Esto no era fácil, debido al pequeño tamaño de la figura de hojalata. Los pateadores experimentaron muy pronto su primera mejora: a partir de 1925, Edwin Mieg hizo fabricar las figuras con plomo. En realidad, la patente fue comprada al inventor suabo Carl Mayer. En ese año se fundó la empresa individual Edwin Mieg.

Tipp-Kick, Edwin Mieg, juguetes, fútbol, Bundesliga, Mundiales
Edwin Mieg, creador del Tipp-Kick.

La accidentada presentación de Tipp-Kick en la Feria de Leipzig

En la Feria del Juguete de Leipzig de 1926, la joven empresa presentó su producto por primera vez “inofensivamente”. Con muy poco dinero en las arcas de la empresa, Edwin Mieg no podía permitirse un stand propio, por lo que presentó sus actividades frente a las puertas del pabellón de la feria.

Básicamente en la escalinata, delante del pabellón, instaló su juego y permitió a los visitantes interesados jugar ellos mismos al Tipp-Kick. Muchas personas interesadas se reunieron para observar, formando multitudes de curiosos. Esto no pasó desapercibido, por supuesto, con la lógica consecuencia de que Edwin Mieg fue “expulsado” por el personal de seguridad de la Feria.

Sin dejarse presionar por ello y motivado por la buena recepción del juego, Edwin Mieg se dirigió a la siguiente entrada y vendió así sus primeros juegos Tipp-Kick allí en Leipzig. Fue el comienzo de la exitosa historia del Tipp-Kick.

Tipp-Kick, Edwin Mieg, juguetes, fútbol, Bundesliga, Mundiales
Una edición retro de Tipp-Kick.

Mieg comienza a fundir los jugadores de plomo en sus instalaciones

En 1938, Edwin Mieg construyó su propia fábrica en la calle Hardtstraße 21 de Schwenningen am Neckar. La creciente demanda de juegos Tipp-Kick hizo posible esta inversión. Los pateadores de zinc podían fundirse ahora en su propia fábrica.

Edwin Mieg murió en 1948, y sus hijos Peter y Hansjörg Mieg se hicieron cargo de la empresa. El juego se mantuvo sin cambios en la década de 1950. La Copa del Mundo de 1954 fue un año decisivo para Tipp-Kick.

Peter Mieg, junto con su comprometido director operativo Franz Rusch, desarrolló el portero que caía, “Toni”. Este portero – sin cambios hasta hoy – es de plástico y puede caer a izquierda o derecha con sólo pulsar un botón.

Sólo en Alemania se vendieron 180.000 unidades el año de la victoria mundialista.

Comienzan las mejoras y los primeros accesorios

Aunque no se ha perdido nada de la autenticidad del juego, desde 1954 los balones y las porterías se fabrican en plástico. Se establecieron campos de juego más grandes y se fabricó un nuevo y atractivo reloj en la ciudad relojera de Schwenningen.
En 1963, la empresa de Mieg tomó posesión de sus nuevas instalaciones de producción en la zona industrial de Schwenningen, Dickenhardt.

Tipp-Kick apuesta por un tal “Müller”

Con el inicio de la Bundesliga alemana de fútbol (1963), los equipos se presentaron también como jugadores Tipp-Kick (Bundesliga Top Kickers). En 1967, un entonces desconocido joven futbolista apareció en el nuevo envoltorio de Tipp-Kick. Por sólo 1.000 marcos, la empresa de Mieg se hizo con la imagen y los derechos de nombre del desconocido Gerd Müller. A tiempo para la Copa del Mundo de 1974 en Alemania, los Tipp-Kick Star Kickers se pusieron a la venta con los colores de los equipos nacionales participantes.

La innovación y la mejora constante del juego Tipp-Kick y sus accesorios forman parte de la agenda diaria. Así, en 1978 se lanzaron las porterías de malla, antes de la introducción, cuatro años más tarde, del Star Keeper, un portero que además puede lanzarse hacia delante. En las décadas de los 80 y 90, hubo hasta cinco variantes diferentes del juego Tipp-Kick, una para cada grupo objetivo.

Tipp-Kick, Edwin Mieg, juguetes, fútbol, Bundesliga, Mundiales
Los jugadores siguen aún hoy pintándose a mano en la fábrica de Alemania.

Las crisis del “fútbol grande” se ven reflejadas en el “fútbol chico”

Tipp-Kick puede describirse como “fútbol en miniatura”. Esto es especialmente cierto en términos económicos. Cada vez que “los grandes” tenían problemas, éstos se reflejaban en problemas para “los fabricantes de los pequeños”.

El escándalo de la Bundesliga en los años 70 provocó un fuerte desplome en el número de ventas, y las malas actuaciones durante Mundiales como el de 1978 en Argentina (“La desgracia de Córdoba”) o el de 1994 en EE.UU. (la bochornosa aparición y marcha de Stefan Effenberg) tuvieron un efecto negativo en el balance.

Tipp-Kick, Edwin Mieg, juguetes, fútbol, Bundesliga, Mundiales
“Unsere Helden” (nuestros héroes): los jugadores tetra campeones del mundo del seleccionado alemán (1954, 1974, 1990 y 2014).

El Mundial en casa

A finales de los años 90, una nueva tendencia en la economía abrió un nuevo y lucrativo campo de trabajo para la empresa: Las empresas utilizaban cada vez más los juegos Tipp-Kick como material promocional. Esta tendencia se vio reforzada por la organización de la Copa del Mundo en Alemania en 2006.

La marca Tipp-Kick goza de un gran reconocimiento en Alemania, Austria y Suiza. Tradicionalmente, el juego se ha jugado y vendido sobre todo en estos países. En el resto de Europa, todavía hay margen de mejora y expansión, sobre todo porque hay otros juegos de fútbol individuales en el mercado que están “de moda”.

La empresa Mieg, dirigida desde los años 90 por su tercera generación en la figura de Mathias y Jochen Mieg, se marcó como objetivo ampliar la distribución del juego a otros países.

Ser una empresa independiente de las grandes jugueteras trae sus dolores de cabeza

Debido a la fuerte caída de la demanda, la empresa Mieg se vio obligada a subcontratar muchos procesos que, hasta 1998, se habían llevado a cabo internamente.

Por razones de competitividad, en la primera década de los 2000, algunos procesos de producción pudieron tercerizarse en el extranjero, sin perder por ello la capacidad de actuar también localmente. Aún hoy, las figuras de juego se funden en la Selva Negra, y las piezas de plástico se fabrican localmente bajo pedido. La pintura a mano también sigue siendo un elemento esencial. La mayoría de los pateadores se pintan en el extranjero, pero luego pueden equiparse con el traje a juego en Alemania.

Tipp-Kick es como Macaya: vio todos los mundiales

Un clásico desde 1924, y ya seis años en el mercado cuando se celebró la primera Copa del Mundo en 1930, Tipp-Kick suele idear algo especial para esos años del gran acontecimiento futbolístico. Durante el Mundial de 2006 en casa, aparecieron figuras de gran tamaño cerca de los estadios, así como en los aeropuertos a modo de decoración.

En vísperas del Mundial de Sudáfrica 2010, Tipp-Kick presentó un juego con colores africanos. Un terreno de juego marrón beige bajo el ardiente sol africano y cebras, jirafas y elefantes decoraban la caja y constituían el punto de partida de un safari futbolístico con el balón angular.

Cuatro años más tarde, el fútbol mágico brasileño entraría en las salas de estar alemanas. La Samba-Edition, desarrollada especialmente con el apoyo de los jugadores de la selección brasileña y del ex jugador profesional bávaro Dante, incluía la primera figura de juego Tipp-Kick personalizada. Otra innovación fue el reloj de medio tiempo Tipp-Kick, que podía equiparse con chips de audio que reproducían los respectivos himnos nacionales de los países que jugaban.

¿El Tipp-Kick se calza los tacos o los botines?

Puntualmente a tiempo para la Copa del Mundo Femenina de 2011, había llegado el momento de presentar la primera figura de juego femenina. Los fabricantes de la Selva Negra presentaron una discreta jugadora de metal que aúna deportividad y feminidad.

Tipp-Kick, Edwin Mieg, juguetes, fútbol, Bundesliga, Mundiales
Edición centenario de Tipp-Kick en honor a la DFB.

Centenario de Tipp-Kick y Eurocopa de local

Para este 2024, la empresa decidió celebrar su centenario con una edición especial dedicada a la Federación Alemana de Fútbol (Deutscher Fußball-Bund – DFB). Según la empresa la dedicatoria responde a que “La Federación Alemana de Fútbol y Tipp-Kick encajan a la perfección: juego, deporte y amor por el fútbol”.

En sus cien años de historia la empresa de la familia Mieg ha recibido múltiples ofertas de compra, pero los sucesores de Edwin decidieron mantenerse como una empresa familiar e independiente dentro de la industria del juguete. La cuarta generación de la familia Mieg seguirá decidiendo los destinos del Tipp-Kick, el más popular juguete futbolero de Alemania.

Te puede interesar

El día después de la histórica marcha universitaria

La masiva manifestación de las universidades nacionales tomó las calles de Buenos Aires y otras ...
24 de abril de 2024

Por qué la industria biotecnológica suiza logra cifras récord

El sector biotecnológico suizo logra un hito histórico en 2023, con ventas récord de CHF 7,3 ...
23 de abril de 2024

Samuel Widmann: el visionario que cartografió el futuro digital de Suiza

La historia de Samuel Widmann, cuya pasión por la cartografía y la innovación tecnológica ...
23 de abril de 2024

Feria de Hannover 2024: entre la IA y la ciberseguridad

La Feria de Hannover 2024 abre sus puertas con el foco puesto en la inteligencia artificial. El ...
22 de abril de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)