viernes, 16 de febrero de 2024

Berlín / Múnich – La caída del Muro de Berlín -cuya construcción coincide con la primera edición de la Conferencia de Munich- abre una etapa dinámica en la conformación de una red interdependiente de Cadenas Globales de Valor amenazadas hoy por la  geopolítica internacional.  La sucesión y multiplicidad de crisis definen una escena de inseguridad y falta de certidumbre frente a lo cual países y bloques toman medidas en la búsqueda de autonomía, autosuficiencia, resiliencia y fortalecimiento de su seguridad doméstica. Surgen términos hoy en boga como “friendshoring,” “de-risking,” y “self-reliance”; todos y cada uno de ellos atados a costos ligados a las amenazas que obstaculizan el libre flujo de capital y bienes.

La fragmentación es el problema real

Y mientras nos concentrábamos en el desarrollo de una terminología para describir un marco general de “policrisis” y de “riesgo geopolítico” al orden mundial, la publicación Foreign Policy nos sorprende en su reciente edición con una nota de Gita Gopinath, Directora Gerente Adjunta del Fondo Monetario Internacional, que aborda las consecuencias de imponer restricciones al comercio y su impacto en términos de ganancias de eficiencia derivadas de la especialización, la limitación de las economías de escala y su efecto en la reducción de la competencia. La capacidad del comercio para incentivar la reasignación dentro de la industria y generar ganancias de productividad se ve sofocada, y menos comercio también implica una menor difusión del conocimiento, un beneficio clave de la integración, que también podría reducirse debido a la fragmentación de la inversión directa transfronteriza.

Conferencia de Seguridad de Munich, 2023
Volodimir Zelensky, el presidente de Ucrania, es entrevistado en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2023, por el presidente de la MSC, Christoph Heusgen (Foto: MSC).

Es precisamente el término “fragmentación”, que Gopinath aplica por igual a la economía y al comercio, como a la política y el sistema internacional -en un mundo integrado e interdependiente a partir de décadas de globalización-, lo que produce una gigantesca  pérdida en términos de eficiencia y -consecuentemente- en términos de crecimiento, exacerbando los desafíos de un mundo en crisis.
Este es el escenario en el que se desarrolla entre los días 16 y 18 de febrero la Conferencia de Seguridad de Múnich, un diálogo estratégico que nace al erigirse el Muro de Berlín, y que decide sumar a la Argentina a una sinergia para el fortalecimiento de la gobernanza internacional, de la que participarán 50 Jefes de Gobierno y más de 100 Ministros de Relaciones Exteriores. 

El comercio mundial representa hoy el 60% del producto bruto global,  en comparación con el 24% durante la Guerra Fría. Esto ha triplicado el tamaño de la economía mundial y permitido sacar a casi 1.500 millones de personas de la pobreza extrema. Las economías se han integrado en el mercado global, y las cadenas globales de valor se han complejizado. Reeditar una Guerra Fría 2.0 en términos económicos implicaría retroceder en estos avances, y empobrecernos a partir de la convalidación de una etapa de bajo crecimiento, generalizando problemas ligados al acceso al financiamiento internacional y reeditando una nuevas crisis de deuda con particular impacto en países de ingresos medios.

La Argentina y la oportunidad en la fragmentación

Fragmentación aparece como el término que define el desarrollo de la Conferencia de Múnich. Una fragmentación que aparece como factor principal de inhibición para abordar desafíos mundiales que exigen la cooperación internacional, como la descarbonización industrial y la digitalización, a lo que se agrega la dimensión de una realidad gemela que se expande con la inteligencia artificial.

Y esa fragmentación la experimentamos en el acceso a minerales críticos -como el cobre, el níquel, el cobalto y el litio- y su impacto en el incremento del costo de la transición energética. Dado que estos minerales están concentrados geográficamente y no son fácilmente sustituibles, la interrupción de su comercio provoca fuertes oscilaciones en sus precios, suprimiendo la inversión en energías renovables y en la producción de insumos críticos para la digitalización en términos generales y en la electromovilidad en lo que hace a un aspecto visible de nuestra realidad cotidiana.

La Argentina encuentra precisamente en la fragmentación, una oportunidad para presentarse en la escena de la Conferencia de Seguridad de Múnich. El lector podría válidamente preguntarse por qué hacerlo o qué significancia tiene integrar este y otros debates de naturaleza estratégica. La Argentina lo hace porque frente a una multiplicidad de desafíos en un escenario policrítico (volviendo a la sofisticación de términos favoritos) se torna fundamental ser parte de un dinamismo renovado y constructivo entre líderes, empresas y organismos internacionales comprometidos en un debate que aborda cada arista del sistema y de la gobernanza internacional. Porque la Argentina conoce la importancia de la construcción de relaciones de confianza y de la profundización de sus asociaciones tradicionales (y nuevas) para impulsar una recuperación económica de largo plazo. Y eso no es nuevo, nuestro país nació y se desarrolló desde sus capacidades -y a partir de las mismas-, precisamente en la integración y no desde la fragmentación de cadenas de valor.

Townhall Meeting, Conferencia de Seguridad de Múnich, 2023
Reunión de trabajo sobre el futuro y la seguridad de los alimentos en un mundo fragmentado en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2023 (Foto: MSC).

La Argentina asume en Múnich ser parte del desafío sistémico de sumar a la agregación de seguridad en un escenario fragmentado, y lo hace con el activo de quien se presenta en esa escena como factor de certidumbre, comprometiendo la integración de cadenas de valor a partir de sus activos -minerales críticos, alimentos y conocimiento- en un juego previsible, seguro, confiable y sostenible de  para el mercado global.

Una de las evidencias más tangibles de esa voluntad argentina es su determinación a integrarse a la cadena global de valor de la transición energética. Y a diferencia de economías que han nacionalizado o regulado el acceso a minerales críticos, Argentina -con una trayectoria de éxito en el campo minero de la mano de empresas de capitales internacionales- apuesta a multiplicar su performance a partir de una nueva generación de inversiones en litio y cobre, con regímenes de libre acceso y seguridad jurídica bajo estándares OCDE, organización a la cual la Argentina inicia el proceso de accesión.

Nuestros recursos, con el agregado transformador del conocimiento sobre la materia prima nos posicionan entre los actores principales para mercados que hoy apuestan estratégicamente en la diversificación de proveedores, conformando una verdadera una plataforma para materializar una nueva era de creación de riqueza, con impacto real en la calidad de vida de nuestra gente, dando lugar a una etapa de crecimiento como condición indispensable para dejar atrás el peso de la deuda.

El valor de las sociedades internacionales

Las asociaciones internacionales serán clave para la articulación y despegue del potencial completo en esa inserción en nuevas (y no tan nuevas) cadenas de valor. En el caso de nuestro país, se requieren instrumentos para abordar la brecha financiera que limita la materialización de los proyectos. Si pensamos sólo en la minería, estimaciones dan cuenta que podríamos pasar de U$D 4.000 millones de exportaciones a un escenario de U$D 15.000 millones hacia 2030 si trabajamos contra reloj para concretar el pipeline de proyectos en estadio avanzado en litio y cobre en tanto decidamos integrarnos en cadenas de valor internacionales.

El papel de nuestros socios estratégicos, y pongo hincapié en Alemania, adquiere una importancia crucial. La sinergia entre las partes será clave para movilizar fondos e inversiones que devenguen en un efecto multiplicador para hacer posible la transición energética y la descarbonización industrial. Argentina posee lo que el mundo -y en este caso Alemania y extensible a la UE- necesita para rearticular cadenas críticas de valor que hacen a la supervivencia de su competitividad industrial, y Alemania conoce los términos agregación de valor y transferencia tecnológica.

Conferencia de Seguridad de Munich, plenario
La Conferencia de Seguridad de Munich se congrega en febrero en la capital de Bavaria y reúne a líderes y representantes de más de 50 gobiernos (Foto: MSC).

Los foros internacionales, incluyendo esta conferencia, tienen un denominador común: integrarnos desde nuestras capacidades en un mundo fragmentado con el objetivo de promover una nueva integración de cadenas de valor hoy amenazadas por el fantasma geopolítico de su interrupción

La Argentina encuentra en Munich la posibilidad de hacerlo, una vez más, como parte sistémica con activos que hoy adquieren un valor renovado, y que hacen al agregado de previsibilidad y de-risking en el mercado mundial.

Ni más ni menos, la Argentina, nuestro país, como actor y parte activa de una ecuación internacional que hoy requiere de cuotas concretas de certidumbre para anclar nuevas redes de interdependencia, de seguridad y de creación de valor.

*Fernando Brun, es desde 2022 embajador de la República Argentina en Alemania

Te puede interesar

Resurge obra maestra de Kirchner prohibida por  los nazis

"Tanz im Varieté", pintada en 1911 y escondida durante décadas por temor al régimen nazi, ...
12 de junio de 2024

Zelenski emociona en Berlín, antes de encontrarse con Milei en Suiza

Volodomir Zelenski y Javier Milei se reencontrarían en breve en Suiza. El presidente de Ucrania ...
12 de junio de 2024

EURO 2024: un viaje futbolístico por la historia y la cultura alemanas

La EURO 2024 se convierte en el epicentro del fútbol europeo, llevando a los aficionados a través ...
12 de junio de 2024

Austria anuncia elecciones legislativas para septiembre

El Gobierno austríaco fijó el 29 de septiembre como fecha para las elecciones del Consejo ...
12 de junio de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)