miércoles, 8 de mayo de 2024

Buenos Aires (AT) – Con su paisaje urbano moderno, la ciudad de Chemnitz todavía guarda bastante de su espíritu marxista. En el centro de la ciudad, por ejemplo, se alza un gigantesco busto del hombre que otorgó su nombre a esta vieja distopía comunista: Karl Marx. “¡Trabajadores del mundo, uníos!”, proclama la inscripción.

Cuando cayó el Muro de Berlín, también desapareció Karl-Marx-Stadt. Pero la ciudad misma, por supuesto, no se desvaneció. Simplemente recuperó su antiguo nombre, Chemnitz. Sin embargo, tras la reunificación alemana en 1990, los turistas occidentales invadieron Alemania Oriental, pero evitaban Chemnitz, y con razón. Según las noticias, ya no quedaba mucho por ver allí.

El próximo año, sin embargo, la ciudad anteriormente conocida como Karl-Marx-Stadt será coronada como Capital Europea de la Cultura.

Chemnitz, una utopía comunista

Karl-Marx-Stadt, Chemnitz
Karl-Marx-Stadt, una utopía comunista

En 1900, Chemnitz era una de las ciudades más prósperas de Alemania, un floreciente centro industrial, el motor del Segundo Reich. No solo era famosa por sus fábricas, sino también por su arte y música. Además, sobrevivió relativamente indemne a la Segunda Guerra Mundial hasta el 5 de marzo de 1945, cuando la histórica Altstadt fue arrasada por la RAF.

Tras la rendición alemana, gran parte de Chemnitz yacía en ruinas, pero otras ciudades alemanas estaban más devastadas pero se recuperaron sin demasiados problemas. La razón por la que tan poco de Chemnitz sobrevivió fue porque sus nuevos gobernantes comunistas optaron por crear una nueva ciudad en medio de los escombros, una ciudadela futurista. En 1953, esta nueva ciudad fue rebautizada como Karl-Marx-Stadt.

Irónicamente, Marx nunca estuvo en Chemnitz (nació y creció en Trier, al oeste de Alemania). Se le cambió el nombre porque los comunistas deseaban transformarla en una utopía proletaria, un paraíso obrero construido al estilo soviético.

Después de la reunificación, los habitantes de Karl-Marx-Stadt votaron abrumadoramente (tres a uno) para restaurar el antiguo nombre de la ciudad. Para aquellos que habían sido oprimidos por el régimen anterior, fue un cambio simbólico de gran relevancia; bajo el régimen comunista, incluso referirse a su ciudad natal como Chemnitz era una mancha en su reputación. Sin embargo, los beneficios tardaron mucho en materializarse.

Del comunismo al capitalismo

Más que cualquier otra ciudad de Alemania Oriental, Chemnitz encarnó la difícil transición del comunismo al capitalismo. Para los jóvenes, representaba una oportunidad única; para los de mediana edad, significaba desempleo.

Las antiguas industrias del cinturón industrial colapsaron, y las nuevas industrias de alta tecnología que las reemplazaron requerían menos mano de obra. La población disminuyó a medida que los jóvenes emigraban al oeste en busca de empleo. El nuevo partido de extrema derecha de Alemania, Alternativa para Alemania (AfD), obtuvo un apoyo importante.

Karl-Marx-Stadt, Chemnitz

Hoy en día, la mejora es evidente: se están construyendo nuevos edificios, y los antiguos y están siendo renovados. Hay más actividad en los negoccios y en las calles.

¿Por qué será la Capital Cultural Europea?

La Capital Cultural Europea es un título designado por la Unión Europea (UE) desde 1985 con el objetivo de destacar la riqueza y diversidad cultural de Europa, así como promover el entendimiento mutuo entre sus ciudadanos

Este programa de la UE también busca impulsar regiones y áreas metropolitanas en dificultades, en lugar de resaltar los ya establecidos puntos culturales. A veces, esta iniciativa puede cambiar la reputación de una ciudad en decadencia.

La selección de la Capital Cultural Europea sigue un proceso riguroso y competitivo. Cada país miembro de la UE tiene la oportunidad de postular una ciudad para el título, y un panel de expertos evalúa las propuestas en función de criterios como la calidad y la diversidad de la programación cultural, la capacidad de la ciudad para organizar eventos a gran escala, la infraestructura cultural disponible y el impacto previsto en el desarrollo local y regional.

Karl-Marx-Stadt, Chemnitz
Un monumento a Marx en el centro de Chemnitz

Una vez seleccionada, la ciudad ganadora trabaja en estrecha colaboración con la Comisión Europea y otras partes interesadas para desarrollar y ejecutar su programa cultural, que generalmente abarca todo un año. Durante este período, la ciudad se convierte en un centro de actividad cultural, atrayendo a visitantes de toda Europa y más allá.

Te puede interesar

Sellos de identidad: La Quinta Suiza celebra su legado en el mundo

En la conmemoración del 100º Congreso de la Organización de Suizos en el Extranjero, una nueva ...
18 de mayo de 2024

Puente de encuentros: el Día de Europa brilla en Puerto Madero

En una noche donde la diplomacia y la cultura se entrelazaron, el Yacht Club de Puerto Madero se ...
18 de mayo de 2024

Kulturfest 2024: Una invitación para “hacedores”

Kulturfest, la competencia académica que organizan el Club Alemán de Buenos Aires y Stiftung ...
12 de mayo de 2024

El centro de rehabilitación Los Pinos inauguró su nuevo Hospice de cuidados paliativos

Con la presencia de destacadas personalidades, el Centro de Rehabilitación y Residencia Los Pinos ...
6 de mayo de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)