viernes, 12 de abril de 2024

Buenos Aires / Berlín – En un ejercicio de equilibrio difícil, el Gobierno alemán quiere reducir la dependencia económica de China, pero sin desacoplarse de la segunda potencia del mundo. Ese es el eje central de la estrategia china que la coalición de Gobierno germana definió el pasado verano europeo. ¿La economía alemana intenta realmente liberarse de su dependencia de China? ¿O todo seguirá como antes?  El canciller Olaf Scholz, del Partido Socialdemócrata (SPD), también tendrá que hacerse esta pregunta cuando este sábado emprenda el segundo viaje a China de su mandato.

Con el ataque ruso a Ucrania, Alemania experimentó de forma dolorosa lo que puede significar tener una excesiva dependencia económica de un solo país. El suministro energético, que durante mucho tiempo se basó en gran medida en el gas ruso barato, tuvo que cambiar radicalmente en un corto periodo de tiempo. Algo así no debería volver a suceder con China, si por ejemplo ocurre una escalada en el conflicto con Taiwán. Es “urgentemente necesario” reducir los riesgos de una interdependencia económica, según la estrategia alemana sobre el vínculo con China.  

El principal socio comercial: China

China continúa siendo el principal socio comercial de Alemania. Las importaciones provenientes de China cayeron sin embargo un 19,2% el año pasado, mientras que las exportaciones al gigante asiático se redujeron en un 8,8%. Con un volumen de comercio exterior de EUR 253.100 millones (unos US$ 271.580 millones), la potencia asiática se situó por delante de Estados Unidos (EUR 252.300 millones). La cuota de China en el total de las exportaciones alemanas de bienes cayó desde 2020 de algo menos del 8% a poco más del 6%. 

BMW, Alemania, economia, industria automotriz
La planta Dadong en China de BMW Brilliance Automotive (BBA) (Foto: valenciacars.blogspot.com)

“Las posibilidades de exportación se reducen a mediano plazo, sobre todo porque China quiere depender menos del extranjero y porque empresas alemanas quieren atender cada vez más al mercado local con producción local en lugar de con exportaciones provenientes de Alemania”, explica Jürgen Matthes, del Instituto de la Empresa Alemana (IW), en la ciudad de Colonia. 

“De todas maneras, solo cerca del 3% de los puestos de trabajo alemanes depende directa e indirectamente de las exportaciones a China. Es probable que esta proporción se estanque en el futuro”, declaró. La situación de las inversiones directas alemanas es diferente. El año pasado crecieron a EUR 11.900 millones y alcanzaron un nuevo récord, según cifras del Bundesbank, el banco central alemán. 

La cuota de China en todas las inversiones directas en el extranjero de la economía alemana volvió a superar por primera vez desde 2014 la marca del 10%y se ubica actualmente en 10,3%. Entre 2018 y 2020 estuvo por debajo del 3%. 

Dependencia de China en materias primas

Las grandes empresas, en particular, están haciendo pocos esfuerzos por cambiar su estrategia en China y centrarse más en otros mercados de venta, especialmente los fabricantes de automóviles, para quienes China es un mercado insustituible. Volkswagen y Mercedes Benz venden allí un tercio de sus vehículos. 

Lo más peligroso es la dependencia de China en algunas materias primas. Según un estudio de la auditora Deloitte, las importaciones alemanas del litio de China, importante para la fabricación de baterías, creció desde 2013 de un uno a un 24 por ciento. La cuota de China en las baterías de litio importadas incluso creció del 27 al 41 por ciento durante este periodo. Los importadores alemanes dependen de proveedores chinos para el 90% del magnesio y el 85% de las tierras raras.

Contenedores, Mercosur, UE
Contenedores en el puerto de la ciudad alemana de Hamburgo (“Cámara de Comercio alemana reclama aprobar acuerdo Mercosur-UE”). (Foto: Daniel Reinhardt/dpa)

Desde hace algún tiempo, el Ministerio de Economía alemán intenta desesperadamente encontrar otros socios de cooperación y se están estableciendo asociaciones de materias primas con países como Australia, Chile y Canadá. Según una encuesta publicada hoy por el Instituto Ifo, la dependencia ya está disminuyendo: el 37% de todas las compañías industriales de Alemania depende de productos procedentes de China, en 2022 era el 46%. ¿Y qué pasa si las cosas van como con Rusia y se produce una ruptura con China de un día para otro debido a una invasión a Taiwán?

Un grupo de investigación del Instituto de Economía Mundial de Kiel (IfW) analizó este tema en 2023. En su hipótesis, los expertos partieron de la base de que la economía mundial se desintegraría en dos bloques comerciales separados, con la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Japón, por un lado, y China y Rusia con sus aliados, por otro. 

El resultado es que en caso de ruptura brusca, la producción económica alemana se desplomaría un 5 por ciento y, al cabo de cuatro o cinco años, se estabilizaría en un 1,5 por ciento anual. Sin embargo, según los investigadores, este escenario sería aún manejable para la economía alemana.

Por Michael Fischer, Andreas Hoenig y Johannes Neudecker (dpa)

Te puede interesar

Las consecuencias del reconocimiento de Palestina

El reciente movimiento de Irlanda, Noruega y España para reconocer a Palestina como estado ...
28 de mayo de 2024

El camino de Suiza hacia la movilidad sostenible

Zermatt se destaca como un faro de movilidad eléctrica. Sus calles cerradas al tráfico de ...
28 de mayo de 2024

Estrellas de la música y el cine se ponen en campaña contra la inteligencia artificial

Más de 200 iconos de la música, incluyendo estrellas como Billie Eilish, Stevie Wonder y Nicki ...
28 de mayo de 2024

Macron: “Europa está en una encrucijada y en un momento inédito de su historia”

Ante una multitud de personas en Dresde, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó a la ...
28 de mayo de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)