jueves, 16 de noviembre de 2023

Buenos Aires (AT) – Aunque nació en Rocha, Uruguay, Julio Manuel Pereyra vive y recorre Argentina hace muchos años. Es un docente bastante particular, o mejor dicho un educador, un luchador pedagógico que llega a los lugares donde otros no llegan. Su escuela itinerante, “Caminos de Tiza”, se dedica a enseñar cuestiones básicas en las selvas de Misiones, aunque en su incansable labor haya recorrido gran parte del país y también de Latinoamérica.

Junto a su compañera Yanina Rossi, creó 14 escuelas y asiste a comunidades alejadas con temáticas urgentes. Al trabajar fuera de todo sistema estatal, su trabajo se sostiene por el reconocimiento de diversas e importantes organizaciones. De hecho, Julio hablará en diciembre próximo frente a la Asamblea General de la ONU, y hace pocos días recibió un premio de la Embajada de Austria en Argentina.

Argetinisches Tageblatt tuvo la oportunidad de hablar con Pereyra y averiguar un poco más sobre sus logros y avances, pero también sobre los inconvenientes y desafíos que tiene día a día.

Julio Manuel Pereyra, educación, escuela, Misiones, premios, pedagogía

AT: Para empezar contanos un poco qué hacés con “Caminos de Tiza”

Julio Martín Pereyra: El objetivo de “Camino de Tiza” es una forma de denuncia y protesta, que es una forma de militancia por los derechos de las personas con discapacidad, de los niños, de los pueblos originarios, y obviamente los derechos humanos. Es una forma de impulsar políticas públicas del tercer sector, o sea la comunidad organizándose para, en vez de exigir derechos, proponer proyectos, intervenciones, prácticas que hagan que esos derechos tengan donde asentarse.

Es decir que no tenés ninguna relación con el gobierno, ni con el Estado…

No tenemos ningún vínculo político ni religioso, ni ninguna forma de financiamiento, esto es voluntariado.

¿Por qué elegiste esa forma de manejarte?

Encontré niños trabajando, comiendo y viviendo en la basura, y si bien quise generar redes institucionales me encontré con muchas obstrucciones de sectores políticos partidarios, o la utilización política electoral.

¿Eso te pasó en una provincia en particular o en toda la Argentina?

En realidad he recorrido Argentina y he recorrido América. Nosotros no queremos que este tipo de políticas públicas se utilicen con fines electorales, proselitistas, o religiosos. Nosotros denunciamos esta realidad, pero en vez de levantar pancartas es mostrar que se puede educar, construir, identificamos a los chicos, vamos a buscarlos a través de una frase que me hizo famoso, que es: a mí me enseñaron que era un derecho que los niños vayan a la escuela, pero ya aprendí que la obligación es que la escuela vaya a los niños.

Julio Manuel Pereyra, educación, escuela, Misiones, premios, pedagogía

Es interesante porque en general hay un relato contrario, de los chicos que, a pesar de todo, hacen el esfuerzo de ir a la escuela rural a caballo…

Eso es romantizar, nosotros lo que buscamos es no romantizar nuestra tarea, sino que se entienda que esto es una forma de activismo no partidario, no electoral. No buscamos tampoco reemplazar al Estado, somos la bisagra entre los chicos fuera del sistema y la inclusión. Generamos el vínculo para que vuelvan a tener su documento, su vacuna, formen parte de la estructura.

¿Podría decirse que es algo parecido a los comedores comunitarios?

Sí, exacto, pero la mirada nuestra es pedagógica, porque Argentina es un país muy solidario, pero casi nadie educa. Nosotros tenemos una parte de apoyo alimentario, hemos generado una red de becas, conseguimos sillas de ruedas, cepillos de dientes. Pero tenemos que enseñar a cómo se utiliza, cómo evitar el dengue, o qué hacer frente un accidente con un animal ponzoñoso.

O sea que cuando hablás de educar no es solamente leer libros…

No, al revés, pedagogía de la emergencia, educación paliativa, que es enseñar, por ejemplo, qué pasa cuando hay una inundación, qué hacemos, que ningún chico tenga un accidente eléctrico… Entonces enseñamos cómo prevenir, cómo conservar la comida cuando hay alertas de altas temperaturas, o cuando vino la alerta de la pandemia cómo prevenir el COVID. Nosotros trabajamos contenidos alternativos al sistema educativo. La pedagogía de la emergencia es preguntarse qué está pasando acá, tenemos un problema, los chicos trabajan en la basura, que es un vector patógeno, cómo evitar contagiarse el tétano, cómo utilizar un guante, dónde no pisar. Después, a un padre podemos enseñarle a usar un nebulizador, una silla de rueda, o un argot de lengua de señas.

¿Qué significa eso?

Les enseñamos a hablar con señas pero que van construyendo con sus hijos, porque no forman parte de la comunidad sorda. Un lenguaje propio para generar un vínculo. Nosotros no combatimos tanto la pobreza económica como la pobreza cultural. Por eso armamos huertas, enseñamos a potabilizar el agua, cómo evitar que los chicos tengan gengivitis.

Julio Manuel Pereyra, educación, escuela, Misiones, premios, pedagogía

¿Y por qué Misiones? ¿Qué te llamó la atención?

En realidad más que llamarme la atención Misiones, me fui escapando de Corrientes porque se me había complicado por denunciar cosas complejas. Hablo de trata de personas, niños que revuelven la basura, alfabetismo… Cuando yo empiezo a exponer eso me pegan de todos lados. En Misiones, si bien tengo graves censuras, incluso de funcionarios provinciales, sobre todo vinculados a educación, no vimos amenazas a nivel muerte, agresiones. Esto implica una serie de renuncias profesionales y personales, de hecho yo para sostener esto yo tengo cinco premios mundiales, doy una conferencia o un taller y puedo pagar mis cosas. Pero yo no puedo trabajar en un empleo de ocho horas, a veces si voy a la selva y llueve me tengo que quedar por semanas.

De todos modos, vos no tenés una mirada anti estatal…

No, todo lo contrario, creo que el Estado es el único que puede garantizar los derechos más allá de las voluntades de los sujetos, yo mañana me puedo morir, un día puedo decir basta.

¿Y por qué creés que el Estado no llega a esos lugares?

A ver, hay dos líneas: o no llega o llega mal. Voy a lugares que las escuelas están, pero son todos analfabetos. Están los centros de salud, pero no hay médicos.

¿Por qué pensás que pasa eso?

Bueno, no es que lo pienso, es por los punteros políticos. Son los aplican mal los recursos, lo utilizan para asistencialismo y generan clientelismo político. Hay una mirada asistencialista y no de generar capacidad instalada. Te llevan la comida pero no te hacen la huerta. Los recursos sobran en Argentina, lo que pasa es que están es mal aplicados. Una de las grandes problemáticas que tiene Argentina es la papirocracia, que es el papel, el reino del papeleo.

¿No te afecta personalmente lo que ves, lo que vivís, la pobreza extrema?

Tengo una protección que se llama autismo. Yo no pongo carga emocional en lo que hago, mi impronta es política, ideológica y filosófica. He visto realidades que… sí, se me han muerto chicos, y eso me genera más rabia. Hay gente que me dice “te mueve el amor”, y no, Paulo Freire decía “el maestro tiene que marchar con el justo enojo”. O sea no me mueve sólo el altruismo, esta es una forma de lucha y protesta.

Te puede interesar

Las consecuencias del reconocimiento de Palestina

El reciente movimiento de Irlanda, Noruega y España para reconocer a Palestina como estado ...
28 de mayo de 2024

El camino de Suiza hacia la movilidad sostenible

Zermatt se destaca como un faro de movilidad eléctrica. Sus calles cerradas al tráfico de ...
28 de mayo de 2024

Estrellas de la música y el cine se ponen en campaña contra la inteligencia artificial

Más de 200 iconos de la música, incluyendo estrellas como Billie Eilish, Stevie Wonder y Nicki ...
28 de mayo de 2024

Macron: “Europa está en una encrucijada y en un momento inédito de su historia”

Ante una multitud de personas en Dresde, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó a la ...
28 de mayo de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)