sábado, 1 de junio de 2024

Buenos Aires (AT) – Maximiliano I, Kaiser del Sacro Imperio Romano Germánico, dominaba un vasto territorio alrededor del año 1500. No dejaba ningún cabo suelto en la implementación de su política y siempre quería controlar hasta el más mínimo detalle. Según un informe publicado en Der Standard, en junio de 1508, al inicio de las “Guerras Venecianas” que se prolongaron por ocho años, Maximiliano I mandó a la Cámara de Innsbruck (una especie de ministerio de Finanzas) un envío de semillas de arvejas para su cultivo con instrucciones precisas. Una parte de esas semillas debía ser enviada a Viena: parece ser que el Kaiser, amante de la buena mesa y pionero en la agricultura experimental, planeaba criar una variedad uniforme de arvejas en todos sus territorios hereditarios, probablemente para su propia mesa.

Este episodio demuestra que para él, las ideas y necesidades espontáneas tenían la misma importancia que la “gran política”. El Kaiser quería asegurarse personalmente de que sus ideas se llevaran a cabo con precisión. Para ello, contaba con un nutrido grupo de servidores de confianza.

Kaiser Maximiliano I
El Kaiser Maximiliano I retratado en su caballo.

El ambicioso proyecto de investigación interdisciplinaria “Manejando a Maximiliano“, liderado por Andreas Zajic y publicado en Der Standard, proporciona fascinantes visiones de la rutina diaria del monarca, sus familiares y sus miles de sirvientes y funcionarios.

No era solo un “caballero medieval”

Como mensajero del transporte especial de las semillas de arvejas hacia Viena, se destacaba un hombre ocupadísimo debido a la situación militar: Bartholomäus Freysleben, comandante del arsenal imperial en Innsbruck. Se encargaba de mantener y reponer el arsenal necesario para el belicoso Kaiser en los diferentes frentes de guerra. Este equipo bélico también fue registrado visualmente para Maximiliano en tres lujosos manuscritos con pinturas y detalles dorados, hoy en día en la Cámara de Caza y Armería del Museo de Historia del Arte de Viena.

Una de esas representaciones deja en claro por qué la romántica idealización del Kaiser como el “último caballero”, tan popular en el siglo XIX, no es apropiada. De hecho, para llevar a cabo su política, el Kaiser empleó todos los medios y armas estratégicas y militares “modernos” disponibles en esa época. La “bleide” mostrada, una gran catapulta, se usaba para lanzar no solo grandes piedras sino también cadáveres de animales durante el asedio de castillos y ciudades, representando una potencial fuente de enfermedades y epidemias como un eficaz agente biológico de guerra.

El gobierno de Maximiliano

Pero para Maximiliano, en muchos aspectos, la pluma era más poderosa que la espada. Su reinado no solo trajo un enorme aumento en la publicación en lengua vernácula, también trajo un aumento significativo en la importancia de las cancillerías como puntos centrales de poder. Cada gramo de pólvora disparada en la guerra, cada armadura lujosa regalada a un enviado extranjero, cada barril de vino que llegaba a la mesa del emperador y su corte, eran meticulosamente documentados por escrito.

Este enorme esfuerzo administrativo y contable requería cada vez más personal de cancillería bien capacitado y educado en la universidad, cuyas competencias habían pasado de la mera escritura a la participación en la política a través de la “gobernación” administrada.

El hecho de que el principal funcionario del gobierno en Austria siga siendo el canciller hasta el día de hoy se remonta a estas bases medievales. Si la Universidad de Viena pudo atraer a estudiantes de toda Europa durante el reinado de Maximiliano I, se debe a los cancilleres y secretarios que trabajaban en torno al Kaiser, quienes también estudiaron humanidades y ejercieron influencia sobre la ocupación de profesorados en Viena por parte del emperador.

Maximilian I
La triunfal procesión del emperador Maximiliano I, de Albrecht Altdorfer

Aunque Maximiliano a veces redactaba personalmente los conceptos para escritos imperiales políticamente delicados, la redacción concreta de la voluntad del gobernante estaba en manos de los miembros de la cancillería. Algunos eruditos humanistas lograron ascender socialmente en la corte no solo gracias a sus habilidades, sino también a través de las redes familiares y económicas de sus esposas, que provenían de familias influyentes en las regiones nobles y urbanas y proporcionaban el capital económico y social para las carreras de sus esposos.

Los miembros de estos círculos sociales se encontraban en la corte, a veces como empleados y visitantes en los espacios de Innsbruck de las princesas Bianca Maria Sforza, la segunda esposa de Maximiliano, y más tarde de su nieta María y su cuñada Ana Jagiello. Allí, compartían bromas y establecían relaciones que resultaban en matrimonios.

Así, la corte también funcionaba como un mercado matrimonial para las élites sociales.

Una brecha salarial de género para las esposas

Junto con el Kaiser, las princesas se encargaban de seleccionar al personal adecuado para la “servidumbre”, teniendo en cuenta meticulosamente su origen, estatus y reputación, y teniendo que tener en cuenta regularmente medidas de austeridad. A veces, se contrataba a una ama de llaves y un mayordomo y se los incluía como tales en las listas de empleados.

Otros casos se manejaban de manera mucho menos igualitaria, ya que se evidenciaba una injusticia drástica para los estándares modernos: las esposas de algunos funcionarios no recibían ningún salario por su trabajo en nombre personal del Kaiser. Esto se evidencia en el registro de la esposa del intendente de la Cámara de Innsbruck sobre las peras en conserva o confitadas que había estado recibiendo de ella de parte de Maximiliano durante años.

Al igual que con las arvejas, el rey se ocupaba personalmente de la preparación de su fruta favorita y organizaba los procesos de trabajo y transporte; sin embargo, no se menciona ningún pago separado para la mujer responsable de la preparación en la factura. Aquí, los límites borrosos entre los recursos laborales de una pareja casada al servicio de Maximiliano claramente operaban a favor del rey, pero al mismo tiempo ocultaban el trabajo de la proveedora de servicios.

Lo mismo ocurre con muchas otras mujeres que, junto con sus maridos en la corte, por ejemplo, en la organización de la capilla de la corte, o en su vasto territorio, sólo se hacen visibles cuando sus esposos fallecen y solicitan el pago de salarios pendientes para el sustento de hijos menores de edad.

En resumen, la investigación sobre el reinado de Maximiliano I ofrece una ventana fascinante no solo a la política y la diplomacia de la época, sino también a la vida cotidiana en la corte y a las relaciones de género y poder. Muestra cómo la política y la administración eran influenciadas y conducidas por complejas redes familiares y personales, y cómo las mujeres, aunque a veces pasaban desapercibidas, desempeñaban roles fundamentales en el funcionamiento y la estabilidad de la estructura de poder imperial.

Te puede interesar

El presupuesto 2025: la “final” que le toca jugar ahora a Olaf Scholz

El gobierno de coalición que lidera Olaf Scholz se encamina a nueva prueba de resistencia: la ...
17 de junio de 2024

Alemania retoma posiciones en el mercado global del vino

Tanto para la importación como la exportación, el mercado alemán -entre productores y ...
14 de junio de 2024

Tensión entre la UE y China por los aranceles a los autos eléctricos

La Comisión Europea impuso aranceles provisionales a importaciones de autos eléctricos chinos. La ...
13 de junio de 2024

Expansión relojera: Rolex aumenta su capacidad con una nueva planta

Rolex planea una importante expansión con la construcción de una nueva fábrica en Bulle, ...
11 de junio de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)