lunes, 10 de junio de 2024

Buenos Aires (AT)Opel vuelve al negocio. Como única marca alemana del grupo europeo-estadounidense Stellantis, la marca de coches del rayo vuelve a ganar dinero desde hace varios años, tras un doloroso programa de reestructuración que supuso la supresión de miles de puestos de trabajo y una importante reducción de las sedes. El 8 de junio se celebró en la sede de la empresa en Rüsselsheim el 125 aniversario de la fabricación de vehículos. El fabricante se centrará en su estrategia eléctrica, que el CEO, Carlos Tavares, quiere implantar frente a las importaciones chinas.

Opel ha fabricado más de 75 millones de vehículos desde 1899. La decisión a favor de la fabricación de automóviles se tomó poco después de la muerte del fundador de la empresa, Adam von Opel, que había hecho grande la fábrica con máquinas de coser y bicicletas. La mano de obra bien formada y unos métodos de producción similares fueron los requisitos básicos para que la empresa ascendiera hasta convertirse en el mayor fabricante de automóviles de Alemania en los años 20, antes de que los descendientes de Adam vendieran la empresa a la estadounidense General Motors.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
La evolución del logo de la marca de Rüsselsheim junto con la imagen de su fundador: Adam von Opel.

El “Laubfrosch” como modelo de éxito

El coche motorizado patentado por el pionero del automóvil Friedrich Lutzmann, del que se hizo cargo Dessau en 1899, demostró rápidamente su inferioridad técnica: En 1901 sólo se habían fabricado 65 automóviles, que aún se parecían mucho a los coches de caballos. Sólo en colaboración con el fabricante francés Darracq consiguió la empresa entrar en la nueva era tecnológica. El llamado Doktorwagen 4/8 CV y aún más el “Laubfrosch”, que se fabricaban en la cadena de montaje desde 1924, fueron modelos de éxito de Rüsselsheim.

En un principio, la toma del poder por el régimen nazi no cambió en nada el compromiso de los estadounidenses, que se habían incorporado a la empresa en 1929. Con el P4, el camión Blitz y el Olympia, con su carrocería autoportante de acero, Opel se convirtió en el mayor fabricante de automóviles de Europa. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Estado nazi reconvirtió completamente las fábricas a la producción de guerra, y también se emplearon miles de trabajadores forzados. Aunque la empresa estadounidense General Motors (GM) cerró durante la guerra, posteriormente reclamó una parte de los beneficios de la época nazi.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
Opel Laubfrosch.

De líder del mercado a marca perdedora

Durante el milagro económico de Alemania Occidental, Opel ascendió hasta convertirse en el líder provisional del mercado y el competidor más importante del Grupo VW. El Rekord, el Kapitän y el compacto Kadett de Bochum fueron éxitos de ventas, más tarde el coche pequeño Corsa y el deportivo Manta también contribuyeron al éxito de la marca con el Blitz. El declive comenzó a finales de los 80 con el “efecto López”, llamado así por el directivo José Ignacio López, que recortó los precios de los proveedores sin tener en cuenta la calidad. Los modelos Opel perdieron finalmente su reputación de fiabilidad, y los directivos enviados desde Detroit cambiaban a intervalos cada vez más cortos.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
Opel Rekord.

Los modelos GM salen volando de la cartera

Después de 20 años consecutivos de pérdidas, la matriz de Peugeot, PSA, se hizo cargo de la red de producción de Opel/Vauxhall de GM en el verano de 2017, con plantas en el Reino Unido, Polonia, España y Alemania, entre otros. “Opel se ha convertido en una marca perdedora desde la década de 1990 y estaba casi ‘clínicamente muerta'”, dice el experto en automoción Stefan Bratzel, describiendo la situación. Los modelos de GM, que se planificaron demasiado elaborados y se produjeron demasiado caros, salieron volando de la cartera uno tras otro. Desde 2022, todos los Opel funcionan únicamente con la tecnología de la nueva empresa matriz, que se fusionó con Fiat-Chrysler para formar Stellantis.

Los planes de la crisis financiera de 2008/2009 para vender el fabricante de automóviles a un consorcio formado por el proveedor austro-canadiense Magna y el banco ruso Sberbank se quedaron en un episodio. A pesar de los créditos puente que ya había prometido el Gobierno y de las investigaciones avanzadas de la UE, GM canceló el acuerdo en el último momento y posteriormente intentó sanear Opel con despidos masivos. En 1990, Opel aún empleaba a más de 57.000 personas, incluido el cierre de la planta de Kadett/Astra en Bochum.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
Unidades del Kadett en su versión coupé saliendo de la fábrica de Bochum.

Rigurosa reducción de plantilla

Tras la adquisición de Opel por PSA, también se suprimieron miles de puestos de trabajo. Según IG Metall, el número de empleados en los centros restantes se ha reducido casi a la mitad desde 2017. A finales de año, Stellantis informó de 8300 empleados en Rüsselsheim, 1100 en Eisenach, 1000 en Kaiserslautern y más de 570 en Bochum. Además, hay 1100 personas en las unidades de ventas propias de Stellantis.

Jörg Köhlinger, jefe del distrito central del IG Metall, afirma que en los últimos años la situación “se ha agitado mucho”. “Los constantes recortes de plantilla han provocado mucha frustración entre los trabajadores. Sin embargo, estoy seguro de que no habría habido futuro para Opel y sus empleados bajo el paraguas de GM.”

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
Un conocido de los argentinos: el Corsa. En la década de los 90 llegaron a nuestro país unidades con marca Opel y luego fue comercializado con mucho éxito y durante años por GM con marca Chevrolet.

La adquisición por PSA, un golpe de suerte

“Opel es y seguirá siendo una de las muchas marcas del Grupo Stellantis. No podrían haber sobrevivido como fabricantes de automóviles independientes”, afirma el experto en automoción Ferdinand Dudenhöffer. Para Opel, formar parte del Grupo Stellantis significa una relativa seguridad y una conexión con las tecnologías modernas. “Les permite ofrecer coches modernos”.

Su colega Bratzel habla de la adquisición por PSA como un “golpe de suerte” para Opel. Si consigue combinar el desarrollo de modelos basados en las plataformas Stellantis con un diseño atractivo, Opel tiene muchas posibilidades de sobrevivir en el curso de la electromovilidad.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
En 2022 la marca lanzó una edición especial para celebrar el 40º aniversario del Corsa. Se fabricaron sólo 1982 unidades en honor al año de aparición del modelo. En estos 40 años Opel ha lanzado seis generaciones del Corsa.

El futuro de Opel: eléctrico

Con motivo del aniversario, el Consejero Delegado de Opel, Florian Hüttl, señala que se ofrecerá al menos un modelo puramente eléctrico en cada serie de vehículos. Con un aumento de ventas del 15% en 2023, Opel ha crecido más que en 20 años. Las ventas globales aumentaron hasta unos 670.000 vehículos, el mayor número de matriculaciones en cuatro años. Las ventas fuera de Europa aumentaron un 62% hasta superar los 100.000 vehículos. En el mercado nacional alemán, la empresa cerró 2023 con una cuota de mercado del 5,3%, mientras que en el Reino Unido y Turquía es incluso del 6%.

Opel, Stellantis, Rüsselsheim, Rekord, Corsa, Kadett, Bochum, Kaiserslautern
Florian Hüttl, Consejero Delegado de Opel.

Nuevos modelos sólo con batería a partir de 2025

En la ceremonia, Huettl anunció un rumbo aún más decisivo hacia la electromovilidad: “A partir de 2025, cada nuevo modelo Opel será puramente eléctrico con batería. Esto supondrá una importante contribución al objetivo del Grupo Stellantis de ser neutro en emisiones de CO2 para 2038. Ofrecemos ingeniería alemana para todos. Esta es una historia de éxito que, naturalmente, queremos continuar hasta 2030 y mucho más allá”.

No encaja que la filial de Stellantis ACC acabe de cancelar la planta de baterías prevista en el emplazamiento de Opel en Kaiserslautern, con unos 2.000 puestos de trabajo previstos. El motivo es la escasa demanda de coches eléctricos en el mercado europeo.

Te puede interesar

El presupuesto 2025: la “final” que le toca jugar ahora a Olaf Scholz

El gobierno de coalición que lidera Olaf Scholz se encamina a nueva prueba de resistencia: la ...
17 de junio de 2024

Alemania retoma posiciones en el mercado global del vino

Tanto para la importación como la exportación, el mercado alemán -entre productores y ...
14 de junio de 2024

Tensión entre la UE y China por los aranceles a los autos eléctricos

La Comisión Europea impuso aranceles provisionales a importaciones de autos eléctricos chinos. La ...
13 de junio de 2024

Expansión relojera: Rolex aumenta su capacidad con una nueva planta

Rolex planea una importante expansión con la construcción de una nueva fábrica en Bulle, ...
11 de junio de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)