lunes, 1 de julio de 2024

Buenos Aires (AT) – El político helvético Alain Berset, luego de 12 años de servicio ministerial, se había convertido en uno de los rostros más reconocidos de Suiza. Como ministro a cargo de la política sanitaria durante la pandemia de coronavirus, este socialista francófono de 52 años se volvió omnipresente. Su carisma durante la crisis lo catapultó a la fama: su elocuencia y habilidad para las frases hechas quedaron plasmadas en camisetas estampadas y hasta en canciones. Sin embargo, también se convirtió en el blanco preferido de los manifestantes contra el Covid-19.

Aún está por verse si su legado quedará irremediablemente ligado a la pandemia. El balance general de Alain Berset como ministro del Interior suizo es mixto, especialmente en lo que respecta a la reforma de los sistemas de salud y pensiones. Sus últimos años en el cargo también estuvieron marcados por algunos escándalos: mientras que un caso de chantaje y su afición por la aviación amateur complacieron a los medios de comunicación, las filtraciones recurrentes durante la pandemia desencadenaron una investigación parlamentaria. Aunque esta no tuvo consecuencias concretas para Berset, sí le dejó un “ojo morado”, según informó la radio pública suiza, SRF.

Alain Berset, Consejo de Europa, Suiza, Estrasburgo, Berna, Covid-19
Las remeras con las frases de Berset durante la crisis de Covid-19. “Il faut agir aussi vite que possible, mais aussi lentement que nécessaire.” (“Tenemos que actuar lo más rápido posible, pero tan despacio como sea necesario”.)

Objetivo: Secretario General del Consejo de Europa

Luego de dejar su cargo gubernamental a fines de 2023, Alain Berset no perdió tiempo y, diez días después, anunció su siguiente objetivo, el cual ha logrado con éxito: convertirse en el Secretario General del Consejo de Europa. Este organismo, con sede en Estrasburgo, no debe confundirse con la Unión Europea (UE), de la cual Suiza no es miembro. El Consejo de Europa es una organización internacional compuesta por 46 Estados, fundada en 1949, cuya misión es promover y salvaguardar la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos. En palabras del excanciller alemán Konrad Adenauer, es “la conciencia de Europa”.

En lo que respecta a la función del Secretario General del Consejo de Europa, la descripción es algo ambigua: se le asigna la responsabilidad general de la gestión estratégica de la organización. Esto implica, como mínimo, supervisar el funcionamiento diario de la secretaría y actuar como enlace entre el Comité de Ministros y la Asamblea Parlamentaria. Sin embargo, su papel podría adquirir un matiz más político, según Anca Ailincai, profesora de Derecho Público en la Universidad de Grenoble-Alpes y miembro del Instituto Universitario de Francia. Ailincai sostiene que, dependiendo de la personalidad del Secretario General, este podría promover la agenda de manera activa. Aunque el cargo carece de poder de decisión, sí tiene la capacidad de proponer iniciativas.

Según Ailincai, la saliente secretaria general, la croata Marija Pejcinovic Buric, se inclinó hacia el extremo proactivo de la escala. Un ejemplo de ello fue su respuesta a una sentencia judicial polaca que socavaba el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, el mandato de Buric también se vio obstaculizado por la pandemia de Covid-19 y la invasión rusa a Ucrania.

Entre otros exsecretarios, Ailincai destaca a Catherine Lalumière (1989-1994), quien no solo fue la primera mujer en ocupar el cargo, sino que también desempeñó sus funciones en un momento decisivo. En ese período, el Consejo comenzaba a integrar a los países de Europa del Este tras la Guerra Fría.

En total, de los 14 secretarios generales desde 1949, Francia y Austria son los que más han aportado (tres cada uno). Suiza, Estado miembro del Consejo desde 1963, nunca había tenido a nadie en el cargo.

Alain Berset, Consejo de Europa, Suiza, Estrasburgo, Berna, Covid-19
El carismático Alain Berset es el primer suizo en alcanzar el cargo de Secretario General del Consejo de Europa.

El Consejo de Europa que encontrará Alain Berset

Berset logró cambiar esta situación y alcanzar el puesto. Sin embargo, le espera un arduo trabajo por delante. El Consejo de Europa atraviesa un momento delicado. El ataque ruso a Ucrania implicó que un Estado miembro invadiera el territorio de otro, lo cual es especialmente sensible para una organización basada en los derechos. Por otro lado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), establecido por el Consejo en 1959, a veces enfrenta dificultades para hacer cumplir sus fallos, incluso en países como Suiza. Recientemente, una sentencia sobre la política climática de Berna fue rechazada por el Parlamento suizo.

Anca Ailincai, con matices, evalúa el panorama. En relación al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), al que considera objeto de excesiva atención en comparación con el resto del Consejo, sostiene que la mayoría de las sentencias se aplican, a pesar de la resistencia que algunas han generado en los últimos años. En el ámbito geopolítico, la respuesta del Consejo ante la invasión a Ucrania fue rápida y decisiva: Rusia fue excluida como miembro. Además, en una inusual cumbre celebrada en Reikiavik el año pasado, los miembros acordaron un aumento presupuestario poco común y la creación de un registro de daños de guerra en Ucrania.

No obstante, según Ailincai, la cumbre concluyó sin las “decisiones trascendentales” que se habían visto en reuniones anteriores. En última instancia, ante la erosión de los valores democráticos, el Consejo de Europa se encuentra en un momento crucial de su historia.

Alain Berset, Consejo de Europa, Suiza, Estrasburgo, Berna, Covid-19
Sede del Consejo de Europa en Estrasburgo, Francia.

La elección de Berset y sus contrincantes

El Secretario General es elegido por la Asamblea Parlamentaria del Consejo, un grupo heterogéneo compuesto por 306 diputados nacionales de los 46 Estados miembros. Los medios de comunicación suizos expresaron confianza: el periódico Le Temps se refirió a Berset como el “favorito”, mientras que el diario Neue Zürcher Zeitung (NZZ) mencionó sus “buenas posibilidades” y su “vasta red”. Al parecer, Berset ha utilizado esta red con entusiasmo en los últimos meses, recorriendo el continente para recabar apoyos.

En la segunda vuelta, el suizo obtuvo 114 votos de un total de 245 boletas válidas. Además, tuvo algunas ventajas sobre sus rivales: su perfil posiblemente es más alto que el del exministro de Cultura estonio Indrek Saar (85 votos), y es más joven que Didier Reynders (46 votos), quien también se postuló para el puesto en 2019 antes de convertirse en Comisario de Justicia de la UE de Bélgica.

En relación a su experiencia en Suiza, Alain Berset asumió la presidencia rotatoria en Berna en dos ocasiones. Aunque en el sistema federal suizo esto no equivale exactamente a ser “jefe de Estado”, implica una valiosa experiencia ejecutiva a nivel superior. No sorprende que sus etapas como “presidente de la Confederación Helvética” hayan ocupado un lugar destacado en su currículum en Estrasburgo.

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)