miércoles, 10 de julio de 2024

Buenos Aires (AT) – Es época de vacaciones y en varias ciudades europeas especialmente populares entre los turistas, los residentes protestan. ¿El motivo? El “overtourism” o “sobreturismo”, un fenómeno que está modificando la calidad de vida de nativos y residentes de ciudades turísticas. En Venecia, algunos incluso han ocupado pisos en los últimos años. Consideran que su ciudad está plagada de turismo y no tienen dónde alojarse.

Casi 49.000 personas siguen viviendo permanentemente en el centro histórico. Según diversas estimaciones, Venecia recibe más de 20 millones de visitantes al año. La vida cotidiana de unos es el telón de fondo de las experiencias vacacionales de otros.

Europa es el continente con más turistas internacionales, y Venecia no es la única ciudad europea que sufre la afluencia masiva de visitantes.

Cada vez hay más noticias de protestas en Barcelona y otras ciudades españolas. También en Lisboa, Praga y Ámsterdam el turismo de masas provoca cada vez más tensiones entre los viajeros y la población local.

Las razones son similares en todas partes: el aumento de los alquileres, los precios astronómicos de la vivienda y la cuestión de quién puede consumir cuántos recursos.

overtourism, ciudades turísticas, vacaciones, Venecia, Atenas, Amsterdam, Mallorca, Barcelona, alquileres, contaminación
“Esto no es turismo, es una invasión” protesta un ciudadano en las Ramblas de Barcelona.

El turismo como fuente de ingresos

El turismo es la principal fuente de ingresos de muchas de estas ciudades y regiones. En la Unión Europea (UE), el turismo representa alrededor del diez por ciento de la producción económica. Según cálculos de la UE, el sector emplea a unos 12,3 millones de personas.

“Son cifras abstractas”, afirma Sebastian Zenker, de la Copenhagen Business School (CBS). Según Zenker, los residentes locales no ganan nada con los ingresos si los alquileres suben al mismo tiempo, las propiedades residenciales se vuelven inasequibles para los residentes o los restaurantes cobran precios que sólo pueden pagar los turistas. Según el investigador del turismo, tiene que haber un equilibrio percibido por los residentes.

Aunque mucha gente gana dinero con el turismo, “sólo muy pocos pueden ganarse bien la vida con él”, dijo Zenker en una entrevista con Deutsche Welle (DW). Otro problema es que los salarios suelen ser demasiado bajos. En Italia no hay salario mínimo legal, en Portugal es de EUR 4,85 y en España de EUR 6,87.

Todas las partes interesadas son conscientes de que quieren turistas. La cuestión es cómo y qué tipo de turismo”

Sebastian Zenker, investigador turístico

Cuestión de reparto

Entonces, ¿a dónde va el dinero que gastan todos los viajeros en los países mediterráneos? Mucho dinero lo generan el sector aéreo, las grandes cadenas hoteleras, las compañías internacionales y el sector de los cruceros, explica Paul Peeters. Peeters investiga el turismo y el transporte sostenibles en la Universidad de Breda (Holanda).

A la hora de calcular los flujos de caja, el factor decisivo es quién viaja y cómo. Los turistas de cruceros duermen y comen a bordo. Los turistas de paquetes turísticos que reservan vuelos, hoteles y comidas a través de grandes proveedores también gastan poco dinero in situ.

Pero al mismo tiempo contribuyen a la contaminación atmosférica y al consumo de agua, cargas que soportan los habitantes de las regiones de destino. Esto agrava la desigualdad y aviva aún más las tensiones entre lugareños y turistas.

“Todas las partes interesadas son conscientes de que quieren turistas. La cuestión es cómo y qué tipo de turismo”, afirma el investigador turístico Zenker, de Copenhague.

overtourism, ciudades turísticas, vacaciones, Venecia, Atenas, Amsterdam, Mallorca, Barcelona, alquileres, contaminación
La ciudad griega de Atenas figura en un informe elaborado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo dentro de las 10 ciudades que más padecieron del fenómeno de “overtourism” en 2023.

Descomercialización, normas, prohibiciones

Hay planteamientos políticos iniciales. En Ámsterdam, por ejemplo, ya no se permite construir nuevos hoteles. La ciudad también ha tratado de controlar el turismo de fiesta y de drogas con medidas específicas de desmarketing.

Por “desmercantilización” se entienden las estrategias publicitarias que pretenden reducir la demanda de un producto -en este caso, la ciudad de Ámsterdam- entre determinados grupos objetivo.

En Lisboa y Palma de Mallorca, el mercado del alquiler hace tiempo que abandonó las necesidades y realidades económicas de los residentes. Las medidas iniciales incluyen la no concesión de nuevas licencias para alquileres a través de plataformas online como Airbnb y, en el caso de Palma, la imposición de límites temporales al alquiler turístico de viviendas.

Barcelona está tomando medidas aún más drásticas: La ciudad catalana ha anunciado que dejará caducar en 2028 las licencias de alquiler turístico de unos 10.000 pisos turísticos. El objetivo es aliviar la presión sobre el mercado inmobiliario. Los alquileres en la ciudad han subido más de un 60% en los últimos diez años.

overtourism, ciudades turísticas, vacaciones, Venecia, Atenas, Amsterdam, Mallorca, Barcelona, alquileres, contaminación
Una postal de verano de la ciudad de Ámsterdam en Holanda.

Modos de combatir el “Overtourism”: aumentos de restricciones y tasas para los cruceros

La prohibición para los grandes cruceros de atracar en puertos de ciudades turísticas se aplica en Venecia desde 2021, y Ámsterdam tiene previsto hacer lo mismo a partir de 2026. Esto no sólo debería reducir las aglomeraciones de turistas, sino también la contaminación atmosférica.

El turismo de alta calidad: pero, ¿Para quién?

Al igual que Ámsterdam, Mallorca también quiere alejarse de su imagen de fiesta. El objetivo es atraer menos turistas en general, pero que gasten más dinero. En la jerga del sector, esto se llama turismo de alta calidad. Pero, ¿es ésa la solución al “overtourism”?

No, dice Macià Blázquez-Salom. El español es residente en Palma de Mallorca, profesor de geografía y activista. Centrarse en el turismo de lujo sólo agravaría la desigualdad.

“El turismo de fiesta y playa se limita a lugares concretos, funciona como una fábrica, por así decirlo”, explica Blázquez-Salom a DW. Por tanto, el impacto directo se limita a un número relativamente pequeño de comunidades.

Los turistas económicamente más acomodados, en cambio, tienen mayores expectativas, consumen más agua, suelen hacer más viajes cortos y, en caso de duda, disponen de capital para comprar propiedades. “Esto impulsa la especulación inmobiliaria”, afirma Macià Blázquez-Salom. “En este sentido, estos turistas intervienen directamente en la vida de todos los residentes”.

overtourism, ciudades turísticas, vacaciones, Venecia, Atenas, Amsterdam, Mallorca, Barcelona, alquileres, contaminación
Mallorca quiere abandonar su fama de ciudad “fiestera” como modo de combatir el “overtourism”.

Hacer sostenible el turismo

Gran parte de la industria turística -todavía- piensa en términos de meras cifras de crecimiento. Cada año se recibe con alegría a un número récord de visitantes. Sin embargo, para muchos residentes en ciudades como Barcelona, Venecia o Palma, seguir creciendo no es una opción. ¿Qué se puede hacer? Una solución al “overtourism” podría ser mantener el número de turistas en un nivel que las ciudades y municipios puedan tolerar, dice Paul Peeters.

Para ello, los factores ecológicos y sociales deberían desempeñar un papel central. Sin embargo, habría que llegar a acuerdos con las compañías aéreas y los operadores de puertos o aeropuertos, dice el investigador de turismo. Esto se debe a que a menudo están orientados al exceso de capacidad, es decir, a un mayor crecimiento.

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)