viernes, 28 de junio de 2024

Buenos Aires (AT) – Durante la EURO 2024 las ciudades alemanas se transformaron de forma sorprendente. Los almacenes, restaurantes y cervecerías se convirtieron en improvisados bares deportivos. Se instalaron televisores y proyectores, y las multitudes llenan las calles, creando un ambiente festivo y emocionante.

Los negocios y las casas adoptan una apariencia festiva, decorados con banderas de los países participantes. Estas banderas ondean con orgullo y convierten los barrios en pequeños enclaves internacionales. Los hinchas solo necesitan abrir sus ventanas durante un partido para escuchar las celebraciones y saber de dónde provienen sus vecinos. Sin embargo, los fuegos artificiales y los ruidos ensordecedores suelen hacer innecesario ese esfuerzo.

Inmigración de hinchas para la Eurocopa

Bar, Berlín
Hrvoje, el dueño de “Zum Ritter”, un restaurante croata en Berlín

Aproximadamente 2.5 millones de hinchas del torneo llegaron a Alemania desde países vecinos, pero un gran número de seguidores proviene de la considerable población inmigrante del país. Este torneo no solo mostró juegos espectaculares, sino que también puso de relieve la diversidad cultural de Alemania.

Casi el 30% de la población alemana, es decir, 24.9 millones de personas, son inmigrantes o tienen al menos un padre inmigrante. De este grupo, el 60% tiene raíces en otros países europeos, lo que significa que muchos alemanes tienen conexiones con los equipos participantes en la Eurocopa 2024. Por ello, decidir a qué equipo apoyar no siempre es fácil.

“Croacia y Alemania, tengo dos corazones latiendo en mi pecho”, comentó Hrvoje, conocido como Harri entre sus amigos alemanes, en una entrevista con Courthouse News. “Mis padres son de Croacia, yo nací y crecí aquí. No es una pregunta fácil de responder”.

Hinchas alemanes, banderas,

Hrvoje, propietario de un restaurante croata en el distrito de Reinickendorf en Berlín, experimentó una gran afluencia de fans croatas durante el partido contra Albania. A pesar de los beneficios económicos, Hrvoje decidió cerrar el restaurante cuando Croacia jugó en Berlín para poder asistir al partido en el Estadio Olímpico de Berlín junto a 40.000 compatriotas.

“No fue una decisión difícil. Solo se vive una vez, y al final solo es dinero. Alemania no alberga la Eurocopa todo el tiempo. Tengo mucha familia en toda Alemania, y vinieron a Berlín para el partido, desde Hesse hasta Baviera”.

Los 435.000 croatas que viven en Alemania podrían llenar casi todos los diez estadios anfitriones de la Eurocopa 2024. La mayoría de esta comunidad llegó a Alemania a finales de los años 60 y principios de los 70 como parte de un grupo más amplio de trabajadores invitados de Yugoslavia, traídos para compensar la escasez de mano de obra en Alemania después de la guerra.

Eurocopa, Alemania, ingresos, Fútbol, Turismo, Infraestructura, Economia, Mascota

Estos trabajadores impulsaron la economía alemana y muchos decidieron establecerse permanentemente en el país. Una ola posterior de croatas, junto con refugiados de otros países balcánicos, llegó a Alemania a mediados de los 90 debido a las guerras yugoslavas.

Alemanes de países vecinos

La comunidad inmigrante de Alemania también facilita la estancia de aficionados de países vecinos que han viajado a la Eurocopa. “Tengo familia cerca de Mannheim y amigos en Hamburgo. Me quedé con ellos para nuestro primer partido”, explicó Peter, un aficionado polaco, en una entrevista con Courthouse News.

Peter viajó desde Varsovia a Berlín en tren con amigos para el segundo partido de Polonia en el torneo. Con casi un millón de polacos viviendo en Alemania, Peter no fue el único en alojarse con amigos durante la Eurocopa. “Pensamos que la considerable población polaca de Berlín le daría una ventaja a nuestro equipo. Probablemente tengamos al menos el 60% del público”.

Un equipo que no necesita hacer estimaciones sobre el apoyo en las gradas es Turquía. El grupo más grande de trabajadores invitados después de la guerra provino de Turquía. Actualmente, 2.9 millones de personas en Alemania tienen raíces turcas. Esta comunidad, conocida por su pasión por el fútbol, tiene un impacto significativo en los partidos.

El capitán de Alemania, İlkay Gündoğan, es nieto de un trabajador invitado turco. Además, de los 15 jugadores nacidos en Alemania que representan a otros equipos en la Eurocopa, cinco juegan para Turquía, más que en cualquier otro equipo.

Los dos primeros partidos de Turquía se llevaron a cabo en Dortmund, una ciudad de clase trabajadora en Renania del Norte-Westfalia, hogar de la mayor población turca en Alemania. No es sorprendente que la multitud en estos partidos hinchara abrumadoramente a favor de Turquía.

Eurocopa, Alemania, ingresos, Fútbol, Turismo, Infraestructura, Economia, Mascota

“Diría que básicamente somos la segunda nación anfitriona. Nadie puede argumentar con eso basándose en el ambiente”, declaró Kaan Ayhan a la emisora pública alemana ARD después del primer partido de Turquía. Ayhan, quien representa a Turquía, nació y creció a 30 minutos en tren de Dortmund.

Es un torneo en casa para Turquía, seguro”, coincidió un grupo de jóvenes con camisetas de Turquía en un café en el barrio mayoritariamente turco de Wedding en Berlín, mientras se preparaban para ver un partido. El café estaba decorado con banderas de luna creciente y se instaló una gran televisión afuera.

A pesar de la unanimidad en el apoyo a Turquía, los aficionados tuvieron dificultades para decidir a quién apoyarían si Turquía jugara contra Alemania. Por suerte, Alemania y Turquía están en lados opuestos del cuadro de la ronda eliminatoria, por lo que solo tendrían que enfrentar esta decisión si ambos equipos llegan a la final. En tal caso, el apoyo en las gradas resolvería el debate sobre quién es la verdadera nación anfitriona.

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)