viernes, 11 de agosto de 2023

Sagemüller es sinónimo de Crespo. El paterfamilias Otto Sagemüller llegó al país proveniente de la ciudad portuaria de Bremerhaven entre 1880/1890. En el año 1896 Otto fundó la empresa Sagemüller Hnos. en lo que hoy es la ciudad de Crespo, provincia de Entre Ríos. Desde entonces las tres generaciones siguientes de la familia marcaron la vida de la ciudad en lo que es la agroindustria y el comercio.

No es casualidad entonces, que la recientemente creada Asociación Escolar y Cultural Argentino-Germana de Crespo bautizara al nuevo colegio alemán como Instituto Cultural y Escolar Otto Sagemüller (ICEOS).

El ICEOS abrirá sus puertas en Marzo de 2024. En principio funcionará como jardín maternal con salas para niños de 2 y 3 años, aunque la iniciativa contempla luego anexar los niveles primario y secundario. El cuerpo docente bilingüe ya se encuentra seleccionado casi en su totalidad y se está capacitando para comenzar el próximo año lectivo.

Marta Sagemüller y Federico Schmied, vice y presidente de la Asociación Escolar Argentina Alemana de Crespo. (Foto: Federico Schmied)

Los objetivos de la Asociación Escolar y Cultural Argentino Alemana de Crespo son principalmente, además de la enseñanza del idioma alemán de forma académica, llevar adelante la enseñanza de valores, la pluriculturalidad, el respeto, la tolerancia, el no a la discriminación, al bullying, a las segregación racial y a los prejuicios y que esté presente la preservación del medio ambiente. Todo esto, claro, sin dejar de lado las tradiciones de los pioneros de la ciudad: los alemanes del Volga.

Detrás del ambicioso proyecto para que la ciudad y sus 20.000 habitantes vuelvan a contar con una escuela de enseñanza bilingüe se encuentra un maestro de música proveniente de Hurlingham, Provincia de Buenos Aires, llamado Federico Schmied. Docente y clarinetista retirado de la banda de la Policía Federal, Schmied no tenía en sus planes emprender semejante desafío cuando en el año 2021 se radicó en Crespo para continuar ejerciendo la docencia.

Pero su curiosidad por la historia de la ciudad, su gente, la importante presencia de descendientes de alemanes del Volga y el legado de pioneros como Don Otto Sagemüller lo llevaron a preguntarse: ¿Cómo es que en Crespo no hay un colegio alemán? Grande fue la sorpresa de Schmied cuando, conversando sobre el tema con el ex pastor Carlos Stürzt, éste le afirma que: “¡Crespo llegó a tener un gran colegio alemán!”.

El primer Instituto Crespo: otra víctima de la guerra

Nuestro protagonista emprende entonces una búsqueda de casi dos años en los cuales consultó a historiadores de la región, conoció a ex alumnos que asistieron al desaparecido colegio alemán de Crespo y reunió documentación de todo tipo que lo llevaron a cruzarse una y otra vez con un nombre: Otto Sagemüller. Y es que la idea de un colegio alemán en Crespo nació de dos pastores de la Iglesia Alemana de Crespo (hoy Iglesia Evangélica del Río de la Plata), quienes en la década de 1930 le sugirieron a Don Otto Sagemüller la posibilidad de crear un instituto con enseñanza de lengua alemana, artes y oficios.

El instituto nació en 1934 fruto del esfuerzo de capitales privados, la embajada alemana y del sínodo luterano. Lamentablemente, poco después, los nacionalsocialistas se hicieron con el poder absoluto en Alemania e iniciaron el camino hacia la Segunda Guerra Mundial. A consecuencia de ello, en 1944, el Instituto debió cerrar sus puertas. En ese momento, la institución contaba con 200 alumnos internos, casi en su totalidad descendientes de alemanes del Volga, venidos de todo Entre Ríos, Misiones, Santa Fe, Chaco, Buenos Aires y hasta de Montevideo (Uruguay).

El Instituto Crespo corrió con la misma suerte que otras instituciones, empresas, fábricas y demás propiedades pertenecientes a alemanes en la Argentina: fue expropiado por el Estado Argentino una vez que éste le declaró la guerra al Eje en el año 1945. La diferencia es que los terrenos pertenecientes al Instituto Crespo nunca fueron restituidos, a pesar de que éstos habían sido comprados por capitales privados y no por el estado enemigo. En la actualidad, el predio en donde funcionó el instituto está en manos del Ejército Argentino.

En esta nueva etapa, el ICEOS iniciará sus actividades en un edificio alquilado, pero no descartan poder mudarse, en un futuro no muy lejano, al viejo predio donde funcionó el Instituto Crespo hace casi 80 años. Para ello, el próximo desafío de la Asociación Escolar y Cultural Argentino-Germana de Crespo será la restitución por parte del Estado Argentino de las tierras en donde comenzó todo.

Te puede interesar

Lufthansa City Airlines: una nueva marca levanta vuelo en el cielo europeo

La última incorporación del Grupo Lufthansa está programada para despegar en el verano europeo ...
28 de febrero de 2024

Revolución cervecera: llega la primera cerveza en polvo

Una cervecería monástica en Alemania del Este anunció la creación de la primera cerveza en ...
27 de febrero de 2024

La Guerra del Chocolate: los artesanos italianos se enfrentan a un gigante suizo

Un enfrentamiento del tipo David y Goliat está sucediendo en la industria chocolatera europea. Los ...
26 de febrero de 2024

Resurge en Ginebra la Feria Internacional del Automóvil

Tras un receso de cinco años, el evento regresa con un enfoque más modesto pero lleno de ...
21 de febrero de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)