martes, 30 de enero de 2024

Buenos Aires (AT) – Agricultores en Francia iniciaron un “asedio” a París, bloqueando todas las principales autopistas con tractores. La Unión Europea (UE) es ahora testigo de una ola de indignación por parte de agricultores que se sienten perjudicados por la competencia desleal de naciones con regulaciones más laxas, costosas políticas climáticas, recortes de subsidios y aumentos de impuestos. Las protestas de los agricultores no se limitan a las autopistas y se extendieron incluso a las oficinas gubernamentales, algunas de las cuales sufrieron daños durante las protestas.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron respondió a estas protestas intensificando las medidas de seguridad. Los problemas enfrentados por los agricultores franceses tienen raíces en las políticas de la UE, situación compartida por otros estados miembros como Alemania y los Países Bajos, que también fueron escenario de extensas protestas agrícolas.

En Alemania, el gobierno teme que las protestas sean aprovechadas por la “extrema derecha”, en particular por el partido populista Alternativa para Alemania (AfD), que ha ganado fuerza en las encuestas. En los Países Bajos, donde se percibe que la presión sobre los agricultores proviene de la necesidad de desplazarlos para dar cabida a los migrantes, el Movimiento Ciudadano Agrario ganó las  elecciones regionales y del senado. En toda Europa, decenas de miles de agricultores abandonaron  sus herramientas y salieron a las calles.

Paro, huelga, protesta, Francia, Alemania
En toda Europa se desatan intensas protestas.

Algunas de las preocupaciones de los agricultores, como la creciente burocracia, son de carácter nacional, mientras que otras apuntan a problemas más amplios, por ejemplo el aumento del costo del diésel agrícola, el retraso en el pago de los subsidios de la UE y la competencia de las importaciones.

¿Qué ocurre en Europa?

En Alemania, las protestas de los agricultores se intensificaron particularmente por la eliminación gradual de los beneficios fiscales sobre el diésel agrícola. Los agricultores alemanes llevaron a cabo una semana de huelgas nacionales a principios de este mes. A nivel europeo, el descontento se alimenta del descontento por las reformas propuestas para la Política Agrícola Común (PAC), que muchos agricultores consideran perjudiciales para su competitividad frente a las importaciones.

El impacto de la guerra en Ucrania también impulsó las protestas en toda Europa, ya que la invasión rusa bloqueó las rutas comerciales en el Mar Negro. La UE, en un intento de ayudar a Ucrania, levantó temporalmente las restricciones a las importaciones, lo que resultó en la inundación de productos agrícolas ucranianos en los mercados europeos. Sin embargo, la disparidad en las dimensiones de las explotaciones agrícolas generó una crisis en los precios, afectando a agricultores en países como Hungría, Polonia y Rumanía.

Los agricultores europeos, enfrentando problemas compartidos, expresan su descontento no solo por la guerra en Ucrania, sino también por las medidas de la UE que consideran perjudiciales. La necesidad de reformar la PAC, con requisitos como destinar el 4% de las tierras cultivables a características no productivas y reducir el uso de fertilizantes, genera preocupaciones sobre la competitividad del sector agrícola europeo frente a las importaciones.

El aumento de la inflación también redujo el valor de los pagos directos a los agricultores, lo que agrega presión a un sector que siente que se le exige más con menos apoyo. En algunos países, las protestas no son nuevas y fueron provocadas por medidas gubernamentales, como en los Países Bajos en 2019, cuando el gobierno buscó reducir la producción ganadera.

El efecto dominó de la guerra en Ucrania exacerbó las tensiones en toda Europa. Los países de Europa del Este, como Rumanía, exigen que la UE revise sus medidas de liberalización comercial con Ucrania. La situación generó además una ola de protestas en Polonia contra las importaciones agrícolas ucranianas, con bloqueos de rutas en todo el país.

Con las elecciones europeas próximas, los partidos euroescépticos encuentran apoyo entre los agricultores descontentos. Sin embargo, los líderes de la UE reconocen la creciente división y polarización, por lo que lanzaron un “diálogo estratégico” entre los grupos agrarios y los tomadores de decisiones de la UE. A pesar de estos esfuerzos, los agricultores europeos todavía encuentran insuficiente la respuesta a sus preocupaciones.

Te puede interesar

Lufthansa City Airlines: una nueva marca levanta vuelo en el cielo europeo

La última incorporación del Grupo Lufthansa está programada para despegar en el verano europeo ...
28 de febrero de 2024

Revolución cervecera: llega la primera cerveza en polvo

Una cervecería monástica en Alemania del Este anunció la creación de la primera cerveza en ...
27 de febrero de 2024

La Guerra del Chocolate: los artesanos italianos se enfrentan a un gigante suizo

Un enfrentamiento del tipo David y Goliat está sucediendo en la industria chocolatera europea. Los ...
26 de febrero de 2024

Resurge en Ginebra la Feria Internacional del Automóvil

Tras un receso de cinco años, el evento regresa con un enfoque más modesto pero lleno de ...
21 de febrero de 2024

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)